Oscar Estay Diaz

Testimonio

Yo Oscar Miguel Estay Diaz RUN 5.603.528-1, nacido en Tomé el 13 de Agosto de 1949, relato mi detención y torturas que sufrí bajo los militares y la dictadura militar por las FF.AA y carabineros:

En Asmar de Talcahuano, alrededor de las 16.00hrs., el supervisor del Taller 51 de Electricidad, en el cual yo trabajaba, me dice que el jefe del taller, oficial de marina, desea hablar conmigo en su oficina al llegar a esta se encontraba el compañero de labores Ramón Gonzalez luego de esperar y con un signo de sorpresa nos miramos y luego llega este oficial y nos dice que debemos acompañarlo, después habla por teléfono y confirmando que los cargos se encontraban en la oficina, fuimos trasladados al cuartel Borgoño de la Base Naval de Talcahuano. Al ser traslados en medio del mirar de todo el personal del Taller, sintiendo una humillación amarga en mi interior, que como persona sentí en mi integridad personal, que supuestamente podía pensarse cualquier cosa, los acontecimienos que ocurrían ese día en la planta de Asmar era de mucha especulación, incertidumbre y pánico ya que en la entrada había un desplazamiento militar con uniforme de guerra y con metralletas que atemorizaban a cualquiera, causando terror y miedo en posiciones de defensa y ataque que estos podían destruir blancos aereos sin dificultades.

Con desplazamientos internos y detenciones de marineros en los buques, en otras palabras la tortura psicologica era para todo el mundo y con mayor razón cuando se sabe de las detenciones de quienes no estamos en favor del golpe militar que se aproximaba o que ya lo tenían planificado siendo nosotros los últimos que debían controlar y tener limpio el camino, ya que siempre pensabamos de que la Constitución debía regir por lo estipulado por las leyes chilenas y se debía respetar.

Antes del traslado al cuartel de tortura, cosa que ignoraba ya que nunca imagine que eso habría de suceder, le solicité al jefe (oficial) que quería abrigarme un poco más cosa que se negó porque, según él ,volveriamos rápido (cosa que no ocurrió) así que me encontraba solo con un chaleco puesto, en el transcurso del traslado, me imaginaba que sería interrogado frente a un escritorio y un díalogo de preguntas pero al llegar al bosque que tenía el cuartel Bogoño en ese entonces, veo a dos compañeros de trabajo,Victor Reiman y Sergio Villar, tendidos boca abajo con las palmas de las manos juntas desnudos cosa que me impactó de forma horrible, causandome mucho temor y con algo que no esperaba se notaba que estaban con mucho frío, con susto y cansados sus caras de tristeza y eran vigilados con guardias con armas y ballonetas atentos a actuar…

Al bajar de la camioneta, en la cual fui trasladado, se encontraba un soldado-marino que me recibió con su arma y me ordena sacarme la ropa, le pido una explicación y este me responde  con un culatazo a la altura del riñon izquierdo, que aquí no se pregunta ni se contesta, sólo se cumplen las ordenes “concha de tu madre”,etc.,etc..y el oficial (jefe del taller) deja el lugar, luego de sacarme la ropa considerando otra humillación más en un pequeño tiempo,con la amenaza constante de dispararme luego se acercan entre 6 a 8 uniformados de tropa (cosacos) con un oficial y me llevan a un lugar cerrado y comienzan a golpearme, preguntandome por el nombre de una persona si sabía de él si había estado con otras personas junto a él, esa persona se llamaba “Lucho”, discriminándome por mis ojos azules, el pelo largo y rubio que como era posible que fuera así, golpeandome cada uno se turnaban y con mis brazos abiertos en forma de cruz era torturado por todo el cuerpo, posteriormente continuaron con sumergirme en tambores con agua y escremento hasta perder la respiración dejandome caer por el suelo esto se repitió muchas veces para después seguir golpeandome en la misma forma que la anterior, al mismo tiempo sentía los gritos de dolor que sufría Ramón Gonzalez aterrandome personalmente de miedo, eran gritos agonitos eran como si ya no pudiera más, también puede ver a otros que estaban torturando y habían sido tratados de la misma forma, luego me sacarón afuera con golpes, patadas, con barillas, sacadas del bosque seguramente, y empujones perdiendo el equilibrio cayendo a pozas de agua con barros me arrastraban  y a patadas con sus fuertes botas que usaban cargandome  la cabeza, siendo muy doloroso me sumergían la cara en estas pequeñas pozas y en especial en el cuello perdiendo la respiración, estas no eran más de 10cm.de profundidad,recuerdo que habían muchas piedrecillas y los piés me dolían demasiado como el cuerpo en general cuando me hacían arrastrame, tenían la mitad de unos tambores de acite y lo utilizaron metiendome dentro, quedando uno encerrado para luego golpear con palos siendo esto muy doloroso para los oídos, siendo bajo todo una risa y burla de los torturadores, cuando fui careado con Sergio Villar a este lo obligarón a decir que yo pertenecía al grupo con golpes y apretandoles los testiculos que en reiteradas vece lo hicieron conmigo, lo curioso es que con él nunca estuve reunido, nunca habíamos conversado de política como lo había hecho con otras personas, yo seguía con que yo no tenía nada que ver con él ni con Lucho, me golpearon con un palo muchas veces y me pasarón este por el ano sufriendo dolores …

Luego pasó el tiempo y llega la noche, estando muy cansado me llevan a otro lugar dentro del mismo resinto, lugar desconocido para mí, al pasar por diferentes pasillos veo muchos marineros botados boca abajo en el suelo en calidad de prisioneros e incomunicados se notaban muy cansados y muy adoloridos por la tortura sufrida, después de estar aislado me llevan a una oficina o sala de interrogatorio en donde se encuentran dos oficiales, de apellidos Koeller y Bunster, nombres que rescato después con mis compañeros, como también un oficial llamado Luna y Maldonado, comienza el interrogatorio verbal, sobre el escritorio había una pistola de por medio haciendo uno el papel de bueno y el otro del malo e insistían que yo le entregara nombres amenazandome con volver a las torturas, aconsejandome “el bueno”que evitara los golpes nuevamente, después de un rato me obligarón a firmar un papel con una declaración y luego a una especie de sala de juicio consultandome si aceptaba esta…

Luego me trasladan a un lugar como un establo durmiendo en ese lugar muchas personas con vigilancia constante se nos prohibio hablar unos a otros, durante la noche se sentían las voces y traslado de personas, comunicación entre ellos por medio de radios, con constante actividad de traslado de personas y uniformados, todo eso bajo una tensión esperando que lo llamaran ya que lo hacían con quienes se encontraban en el lugar.

Fui trasladado al gimnasio de la Base Naval, dormíamos sin nada sobre el cuerpo, es decir con la ropa que teníamos puesta tendidos en donde se sienta la gente cuando aprecia los espectáculos, lo irónico de todo era que muchas veces entrene y jugué basquetbol por la selección de Asmar y en ese momento me encontraba incomunicado y con mi cuerpo molido por causa de los golpes, la cantidad de personas no las recuerdo quizás podría ser unas 15 a 20 y con una vigilancia permanente, después de dos a tres días fuí encerrado en uno de los dormitorios que usaban los jugadores de futbol del Naval, la otra parte irónica que con estos jugadores había entrenado y había estado por esos lugar, también entrenando ya que también era seleccionado de futbol de Asmar representando a la institución en el campeonato Industrial que se organizaba en la zona y el país, por todo eso, un sufrimiento,ya que pasaba el tiempo y no había comunicación con el medio sumandose todas las incomodidades y sin tener la posibilidad de hacerse el mínimo aseo higiénico que toda persona necesita.

Salgo de la incomunicación, ahí entonces recién tenemos contacto con el mundo exterior y con mis padres y los abogados, todo es conocido por la prensa nacional como mundial, nuestro accionar como constitucionalistas defendiendo lo establecido era reconocido mundialmente y nuestros nombres pasaron a la historia dando aliento y fuerza por todo el apoyo que tuvimos, seguimos bajo el arresto militar y las posibilidades de recurrir a nuestras defensas por medio de los requisitos legales, diez días incomunicado fue lo que pasé bajo tortura física y psicológica, la primera noche después que se termina la incomunicación sufro de unos fuertes dolores a la altura del riñon izquierdo donde ahi me habían dado el culatazo fui trasladado al Hospital Naval de Talcahuano en la cual me inyectarón algo que hasta el día de hoy lo desconozco y pude volver después de unas horas al lugar que nos encontrabamos, actualmente sufro de los riñones tengo una infección crónica a estos, estoy bajo control medicinal en todo ese tiempo fue una incertidumbe increíblemente inmensa ya que nuestros destinos estaban inciertos todo eso significó tensión y miedo porque sabíamos lo que venía así que deseamos muchas veces pronto salir de la Base Naval ya que eso significaba peligrar nuestras vidas, pasarón los dias y nos envían con destino a Valparaíso pasando por la cárcel de Concepción en calidad de tránsito esto fue el 3 de Septiembre de 1973, en la cárcel no se podía comer la comida que servían…a todo esto, se sabía lo que ocurría afuera lo que no se sabía era como estábamos con esa incertidumbre, privados de libertad por defender los derechos democráticos y en especial la Constitución…

Aún en la cárcel de Concepción, llega el 11 de Septiembre de 1973, muy temprano había movimiento y reforzaban la guardia con metralletas en los muros que la cárcel tenía…los 17 compañeros que dormíamos en el suelo en tres celdas de 3 metros de largo y 2 de ancho, más menos, las condiciones eran más que primitivas inmediatamente comenzamos a inquietarnos…posteriormente se hacen presente encabezado por el Capitán de Germandería de apellido Smith, rodeado por gerdarmenes y carabineros armados con metralletas y cascos y botas que aterrorizaban de una una manera amenazante, nos comunica “que el gobierno de la UP había sido subtituido por una Junta Militar”, todos escuchábamos como sus palabras y forma de decirlo nos causaba miedo e incertidumbre acompañado con nuestro pensamiento, que nuestras vidas llegaban hasta ahí, agregaba este Oficial “que el movimiento de Uds.estaba bajo control y que todo con olor a UP esta siendo encarcelado quedando Uds. a espera de nuevas resoluciones”; durante todo el día estuvimos incomunicados  sin salir de ese lugar tan estrecho, no podíamos comer e ingerir nada ya que nuestra suerte estaba en manos de ellos y pensamos que ya no volveríamos ver más a nuestros familiares amigos y todo nuestro Chile que defendíamos con nuestra denuncia de lo que se aproximaba, un Golpe Militar…

El 12 de Septiembre nos sacan a un patio muy pequeño tratándonos muy mal con golpes empujones en todo el cuerpo, además de gritar tanto nos aterrorizabamos, no hacen levantar las manos hacia la muralla haciendo pasar las balas de las armas con su sonido muy característico, aumentando el pánico en cada uno de nosotros, allanan todo lo que encontraban en el camino, nuestra comida fué lanzada por el suelo comida que habíamos recibido de la solidaridad ya que lo de la cárcel, como dije más arriba no se podía ingerir…todo estaba en manos de ellos ya no teníamos defensa y posibilidades de vivir, seguíamos durmiendo en el suelo sin contacto con nadie para saber de lo que ocurría, se escuchaban disparos que según los carculos eran del cerro caracol, enfrentamientos que causaban pánico ya que no podiamos dormir, las noticias comenzaron a saberse poco a poco, se lograba escuchar con lejanía los disparos de la televisión que trasmitía o mostraba, televisor que tenían los gerdarmenes en el comedor…después de unos días se hace presente el General Washington Carrasco Jefe de Zona en representación de su Dictadura Militar,cuando llegan a la Cárcel de Concepción estos “inspectores”nos forman y obligan a cada uno de nosotros a presentarnos con sus grados y profesión que teníamos como si fueron miembros activos de las FF.AA. como estabamos de tránsito comentó que seguiremos en nuestro viaje, cuestión que no ocurrio nunca, la Prensa estaba presente y fotografió al grupo la cual salió en el diario el Sur con un artículo comentando nuestra presencia en el presidio…

Pasaron alrededor de diez días más o menos y a media noche fuímos despertados con gritos y palabrerías de poco “calibre” ordenando de inmediato tomar todas nuestras pertenencias, fuímos trasladados a un lugar que le llamaban de tránsito al interior de la cárcel, todo esto para que pasaran su última noche los compañeros de Lota, ya que fueron condenados a muerte al verlos pasar se me apretó la garganta con una impotencia y miedo siendo nosotros los últimos en verlos el alcalde de Lota Isidoro Carrillo Torneria los mineros: Danilo Gonzalez Mardones,Vladimir Araneda Contreras, Bernabé Cabrera Neira…

Cuando al otro día volvimos a las celdas dentro de un ambiente siniestro con una afmósfera que se sentía, revelando lo que había pasado, era psicológicamente duro, los compañeros fueron fusilados por los propios gerdarmenes ordenado por los militares, al ver las celdas vacías, en el suelo había una cajetilla de cigarrillos desocupada apretada por la mano con una serie de colillas, reflejaban el estado en que pasaron esa noche los compañeros para que decir como sentíamos ese cuadro, en todo caso nos dimos fuerza mutuamente y pensamos en ellos para protegernos del destino incierto que esperábamos…así continuamos alrededor de 40 días con ese asinamiento…

Posteriormente comenzaron a llegar más prisioneros políticos y fuímos tratados con el mismo trato, una vez trasladados junto a los detenidos políticos que luego fuímos llamados el conjunto POLITICOS por las autoridades carcelarias, las condiciones de espacio no eran tampoco las mejores, celdas infectadas, nosotros mismos nos encargamos de desinfectarlas, como tambien pintarlas y hacerlas más amenas…con fecha 28 de Septiembre de 1973 se nos declara reo por resolución de la I.Corte Marcial por la Marina de Guerra, escrita a fs.315 del proceso,sometiendonos a proceso como autores del delito previsto en el artículo 272,274 y 278, del Códico de Justicia Militar, en otras palabras Sedición o Motín Frustado…para que decir como fue recibido esta resolución quienes cometieron el delito fuerón ellos y no nosotros …cuando tuvimos que ir a firmar la nueva resolución nos llevan a la Fiscalía Naval de Talcahuano encadenados de pie a cabeza como las peores barbaries existentes en este contecto…

Durante los tres años que estuvimos en la cárcel los gerdarmenes realizaron allanamientos y tratos verbales de bajo nivel y de humillación, golpes y empujones…la comida continuaba sin progresar esta no se podía ingerir, así que teníamos que ayudarnos unos a otros de lo que llegaba de los familiares como de la solidaridad, cuando el invierno se hacía presente las enfermedades eran muy fuertes dentro de los “prisioneros de guerra”, como se nos calificaba, habían médicos, como presos políticos con ellos se podía amortiguar la poca atención que teníamos para estas ocasiones de enfermedades.

Yo personalmente fui castigado al “buque”, es una celda sucia con orina y excremento sin cama poca ventilación y sin luz, durante 5 día, para dormir no tenía nada con que abrigarme del frío, el día o la noche no se diferenciaba, ya al segundo día se pierde la noción del tiempo y mareado con pérdida del balance del cuerpo, el baño que no era tal, se componía de un hoyo y nada para lavarse, sin poder hacerse sus necesidades higienicas, no me servierón desayuno sólo agua que seguramente estaba infectada ya que me produjo colitis cuestión que no hicierón caso practicamente no pude comer esos 5 dias, me castiga el oficial que estaba de guardia porque había protestado por el trato que tenían nuestras visitas…eran muy mal tratadas en sus registros de sus cuerpos y tratos verbales realmente que cada vez que nos visitaban era un cansancio enorme después que se retiraban, el agotamiento era tal que nos quedabamos tendidos en la cama horas y horas sin poder entender lo injusto que nos ocurría, tanto en lo personal como al país los amigos estaban siendo asesinados torturados encarcelados,etc.cuestión que era bién sabida  por nosotros y nunca nos decían la verdad, que siempre se oculto…la segunda vez que fui “castigado” fuerón tres dias en las mismas condiciones que la anterior….también hubo suspensión de visitas, esto lo hacían cuando querían, debo decir que al salir del”buque”o del castigo, porque así le llamaban, estaba blanco con una tendencia a perder por total el equilibrio y delgado por la pérdida de peso durante la incomunicación…

A todo esto las consecuencias y represalias a mi familia, mis padres y mis hermanos, fue sentida por la represión, a mi padre siendo educador de la Escuela Industrial de Tomé lo obligaban a que dirigiera la canción nacional todos los Lunes frente al alumnado, fue perseguido y tratado muy mal mi padre y más aún yo había sido dirigente en esa escuela durante el tiempo que estudie mi enseñanza segundaria…una de mis hermanas que estudiaba en la escuela normal de Chillán no pudo recibirse faltándole dos meses para ser profesora, otra hermana fue apuntada con el dedo y la profesora donde ella estudiaba (Escuela Margarita Nassor) le mostraba el recorte del diario el Sur donde estamos y salía mi persona en primera plana ante todo el curso y así en general la vigilancia era constante para ellos…

En Agosto de 1976 salimos de la cárcel con libertad condicional ya que teníamos que firmar una vez a la semana a la Fiscalía Naval de Talcahuano, esto fué hasta fines de Enero de 1977…eso significó que estabamos obligados a no movernos de nuestros domicilios por mucho tiempo, desde Agosto de 1973 hasta fines de Enero de 1977 sometido al trato físico y psicológico como prisionero de guerra, guerra que ellos inventarón…luego me voy a Santiago a buscar suerte para la vida laboral y tratar de incertarme en la sociedad chilena, encontré la posiblidad de trabajar en una oficina que vendía cubre camas directamente de Tomé, pero hasta ahí llego la persecución, con uno que se infiltro como vendedor siendo éste un miembro más que trabajaba en el Diego Portales, luego llego la información que estaban persiguiéndonos o controlandonos a cada uno de nosotros y debíamos dejar el país…lo hago el 30 de Octubre de 1977 con destino a Suecia, pasaje aéro que me regala la solidaridad sueca”Chile Kommitté” de la ciudad de Falun… más adelante tuvierón que emigrar del país cuatro de mis hermanos, sumándose al exilio por la persecución que sufrieron  junto a sus familiares… quedando una hermana junto a mis padres.

Consecuencia en el exilio:

Pérdida del sueño

Pesadillas con torturas y persecución de militares

Infección Crónica a los Riñones

Tratamiento por la Cruz Roja Internacional para los asilados políticos con Torturas y Flagelaciones desde el 7 de Junio de 1988 hasta el 8 de Febrero de 1990.

Oscar M.Estay D.

Ex-Operario tercero de Asmar Talcahuano.