Los represores

En la Carta al pueblo y al Presidente redactada en 1973, durante los últimos días de la democracia, los marinos detenidos difundieron los nombres de nueve torturadores, denunciando también la complicidad del fiscal Jiménez:

“En Talcahuano, nos interrogaron sin venda y estuvieron a cargo en forma de hecho, los señores Kohler, el capitán Bunster, los tenientes Jaeger, Letelier, Luna, Alarcón, Tapia, Maldonado y Letich. Nos hacían hablar en grabadoras lo que ellos querían pegándonos culatazos por todos lados y nos decían: ‘Tienen que hablar lo mismo donde el fiscal’. Y el fiscal nos preguntaba ‘Se siente mal, si les han hecho algo, díganme'”.

El semanario Chile Hoy, acusa  a los tenientes: Jaeger, Letelier, Luna, Alarcón, Tapia, Maldonado y al subteniente Boetsch, de la Infantería de Marina. Chile Hoy 63, 24-8-73.

El 2 de septiembre de 1973 – como hemos visto – el comandante en jefe de la Armada, almirante Montero, ordena a la Fiscalía naval para que inicie los sumarios contra los torturadores y encarga al abogado de la Intendencia de Valparaíso, Luis Vega, de reunir los antecedentes para que el Gobierno se constituya como parte. Vega, 1983,246.

Los familiares de los detenidos piden al abogado que presente una denuncia por torturas y le comunican el nombre de los torturadores: “capitanes Gajardo, Acuña y Kooller ⌈Kohler⌉; tenientes Luna, Alarcón, Letelier, Tapia, Maldonado, Boetsch, Jaeger y otros”. “Comprendí entonces la urgencia de presentar una denuncia”, afirma Vega.                    Vega, 1983, 215.

Por su parte, varios marinos interponen recursos contra las declaraciones arrancadas con torturas.

Sin embargo, hasta hoy, los torturadores de los marinos nunca han debido responder ante ningún tribunal y gozan de una total impunidad.

El jefe del grupo que tortura en Talcahuano – o al menos uno de ellos -, es el entonces capitán de corbeta de Infantería de Marina Luis Kohler Herrera. Es el primer torturador mencionado en la carta de los marinos al Presidente de la República; su nombre y su imagen vestido con traje de camuflaje, quedó grabado en la memoria de muchas de sus víctimas.

Después del golpe de Estado, el capitán Kohler, y los tenientes Cáceres y Alarcón, figuran entre los oficiales que estuvieron a cargo del estadio Francisca Acosta en Talcahuano, un centro de reclusión y tortura, donde los detenidos eran mantenidos incomunicados en condiciones inhumanas. www.memoriaviva.com.

El año 2000, Luis Kohler es presidente del Cuerpo de oficiales superiores en retiro de las Fuerzas Armadas en la Quinta Región. www.capredena.cl/pub/oirs/circulos.htm#5,pc 4-5-07.

El capitán de corbeta René Gajardo Alarcón, es descrito por la revista Chile Hoy como el jefe del Servicio de Inteligencia de la II zona naval y relacionado con el Bofe, es decir los grupos que efectúan atentados terroristas. Chile Hoy 65,7-9-73 in Las Fuerzas Armadas y…,234. Había dirigido arrestos y allanamientos en Talcahuano y Concepción. Chile Hoy 63, 24-8-73.

El abogado Luis vega lo identifica como uno de los oficiales que fue sometido a sumario por torturas. Se trata probablemente del capitán Gajardo que impidió el ingreso de los abogados a la base de Talcahuano para ocultar a los marinos torturados.

El teniente Santiago Lorca, de la división de electrónica del crucero Prat, mencionado por García y López. Va a cerciorarse del avance de los interrogatorios (con tortura) en el fuerte Borgoño.

El teniente Pedro Augusto Benavides Manzoni, secretario de la Fiscalía naval, participa en la represión a los marinos antigolpistas desde los primeros días. El martes 6 de agosto de 1973, cuando el fiscal Bilbao interroga a los detenidos en la Academia de Guerra, el teniente Benavides se pasea, desenfunda su pistola y los apunta a la cabeza 〈E〉 Ibarra, 2003.

Jorge Magasich, Extracto Los que dijeron “No”, LOM, Tomo II, 345-349