Víctor López Zambrano

Datos de Identificación

1.-Nombres: Victor Alamiro

    Apellidos: López Zambrano

2.- Fecha de Nacimiento: 07 de abril de 1953

3.- Estado Civil: Divorciado

4.- Grado: Marinero 1°

Especialidad: Mecánico Electrónico:

Unidad a la que pertenecía al momento de su detención: CL 03, Crucero Liviano Arturo Prat.

5.- Nombre del Comandante de la Unidad a la que pertenecía: Maurice Poisson. QEPD

6.- Nombre del Jefe del Dpto. En el cual prestaba sus servicios: Teniente 2° Santiago Lorca González

7.- Fecha,  Lugar y Hora app. de detención: Crucero Prat. Fui detenido a los pocos minutos de entregar la guardia de 20.00 a 00.00 hrs.

8.- Causas y Cargos de la detención: Causa 3926, condenado por Sedición o Motin a tres años y un día de prisión efectiva.

9.- Características y Entorno de la Detención:  Fui conminado a acompañar a un oficial a una comisión de servicios fuera de la base naval de Talcahuano. Fui detenido junto con el Marinero 1° MC. ELN., Carlos García Herrera.

10.- Quien participa en la detención( Nombres y Grado): Teniente 2° Santiago Lorca Gonzalez, junto con un oficial de infantería de Marina del cual desconozco su nombre.

11.-Identificación del Lugar y del personal del Interrogatorio:

Fuerte Borgoño. Repartición perteneciente al Cuerpo de Infantería de Marina de la Armada, ubicado en la Península de Tumbes, Talcahuano. El día 7 de agosto yo estaba de electrónico de guardia del Crucero Prat y me relevaron como un cuarto para las 12 de la noche de ese día. En ese mismo momento llegó el Tte. Lorca y me dio la orden que lo acompañara para ir a buscar unos equipos a la Puerta de Los Leones, en la Base Naval de Talcahuano. Desde mi punto de vista, del momento que recibo la orden de acompañar al Tte. Lorca yo me encuentro en calidad de inculpado, sospechoso o al menos, sujeto de una investigación. Luego de recibir la orden, le dije al oficial que iría al entrepuente a buscar mi chaquetón. Lo que me sorprendió es que el oficial no me dejó sólo y me acompañó hasta el entrepuente. Cuando llegamos allí, encontré a Carlos García que se estaba vistiendo porque también le habían dado la misma orden. Estimo que salimos del buque pasadas las 00.00, por tanto, ya estábamos en el día 8 de agosto. Desde el Crucero Prat nos llevaron directamente, a ambos en el mismo vehículo, hasta un recinto militar desconocido, que posteriormente supimos que se llamaba Fuerte Borgoño, en el cual pasamos toda esa noche en una interminable sesión de torturas, lo que está descrito en mi declaración. Fui golpedo por un grupo de infantes de marina y luego desnudado, y a continuación fui objeto de diferentes torturas consistentes en ser sumergido de cabeza en un tambor lleno de excrementos y desechos, mas golpes de piés y puňos y también con objetos como varillas mojadas y guantes mientras estaba encapuchado, todas torturas inferidas por personal que se encontraba en ese lugar, permaneciendo 5 días incomunicado. Fui acusado por “incumplimiento de deberes militares” y luego del 11 de Septiembre de 1973 se cambió la figura por “sedición o motín frustrado”.

12.- Tiempo de incomunicación: Además  estuve cerca de dos días en la base de los torreones que sostenían la puerta de Los Leones, a la entrada de la Base Naval de Talcahuano. La Marina destruyó esas dos torres.

13.- A qué presidios y Campos de Concentración fué trasladado:

1° de septiembre de 1973, Cárcel de Pública de Concepción. Diciembre de 1973, Cárcel Pública de Valparaíso. A principios de 1976 hospitalizado y preso en el Sanatorio de Peñablanca debido a una tuberculosis.

14.- En qué recinto de detención lo sorprende el Golpe de Estado: Cárcel Pública de Concepción.

15.- Se extendió la represión a algún familiar?: No

16.- Con quién compartió celda?: Adjunto listado de Marinos antigolpístas

Antecedentes Procesales

17.- Fotocopias y/o  Documentos que acrediten fechas de Detención,

Ver proceso 3926 de la Fiscalía Naval. Actualmente lo tiene el Juez Jaime Arancibia, Ministro en Visita de nuestra querella por torturas.

18.- Caracteristicas y fecha de la Libertad (Condicional, Bajo Fianza, Conmutación de la Pena Por Extraňamiento, etc).

Fui dejado en libertad bajo fianza en septiembre de 1973. Con firma mensual en la Ficalía Naval de Valparaíso.

19.- País y fecha  al cual salió Exiliado ó con pena de Extraňamiento.

Salí hacia Noruega en diciembre de 1976.

1.2.4. Víctor Alamiro López Zambrano 

Reconocido en el Informe Valech con el N° 13521. 

En 1973 Marinero Primero mecánico electrónico, subespecialidad radares de  superficie. 

Fue detenido el siete de agosto de 1973, en Crucero Prats, donde estaba  destinado, que se encontraba en reparaciones es ASMAR, Talcahuano.  A las 24.00 horas, llegó teniente electrónico de Inteligencia Naval, Santiago  Lorca Valenzuela, su jefe directo en la División Electrónica del Crucero Prats, quien  le señaló que debían salir en comisión de servicios a la Base Naval. Le preguntó “a  esta hora”, a lo que le repitió que sí, porque habían llegado unos repuestos para el  radar que estaban reparando. Cuando caminaban a estribor, se unió un Subteniente  de Infantería de Marina. Lo trasladan en un furgón color gris de la Armada hasta el 

Fuerte Borgoño. En el vehículo iba también su compañero de tareas, Carlos García. Lo condujeron al Fuerte Borgoño, ubicado en la península de Tumbes. Una  vez que llegaron preguntó dónde estaban, pero lo hicieron callar y le ordenaron  bajar. Alrededor del vehículo había un escuadrón de unos 12 soldados Infantes de  Marina, con tenida de combate y rostros pintados. Recibió una golpiza con pies y  fusiles, largo rato, que le provocaron vómitos. Llevaron a su presencia a Carlos García Herrera, de su misma división, al que arrastraban por la deplorable condición  en la que estaba. 

Lo llevaron a la presencia de su jefe, Teniente Santiago Lorca y el capitán  Kholer, para ser interrogado. Les señaló que un grupo de oficiales del buque les  hablaba de realizar un golpe de Estado en contra del gobierno, con lo cual él no  estaba de acuerdo, ya que la formación entregada en la Escuela se contradecía con  esos planteamientos.  

Lorca señaló que él sabía más, por lo que fue enviado a una nueva sesión de  tortura. Fue obligado a desnudarse a punta de golpes de botas, culatazos de fusil y  bayonetas, también amenazado de muerte, y maniatado con cordeles. Le hicieron  repetir innumerables veces su nombre, grado, número de serie, especialidad y razón  de estar ahí, acompañado de golpes y culatazos. Lo hicieron correr en un campo de  entrenamiento para infantes de marina, donde además le pegaban sin tregua  cuando caía producto del dolor y el frío, lo golpeaban con más dureza para que se  levantara. Se interrumpían sólo para preguntarle por reuniones con “políticos”. 

También fue obligado a introducirse en un foso o zanja lleva de barro, donde debía  hundirse y permanecer por un tiempo prolongado, lo que le produjo hipotermia,  hasta que lo llevaron a vestirse.  

 Ya en la madrugada del 8 de octubre, aproximadamente a las 02.30 horas,  fue llevado a una mediagua, en la que tenían un tambor de unos 200 litros, lleno de  barro, excremento y orina. El Teniente Alarcón y Tapia lo interrogaban. Le pegaban  con guantes mojados en el plexo y el estómago y lo sumergían en el tambor,  ayudados por dos infantes de marina, de la tropa. Lo mantenían sumergido de 20 a  40 segundos. Continuaron con este método hasta la mañana del día 8, era 

alternados con golpes de guantes y varillas mojadas, golpes dirigidos en contra de  sus genitales y correazos. Uno de los tenientes lo golpeaba con una varilla al parecer  de mimbre mojado en su aparato genital, incluyendo testículos y le propinaban  correazos en las nalgas desnudad, bajo amenazas de no detenerse y de improperios  soeces de connotación sexual. De madrugada se desmayó, perdiendo el  conocimiento. 

El recinto de detención y torturas estaba compuesto por mediaguas sin piso (entinglado), sin ventanas, vidrios, puertas o radier, el piso era de tierra. No tenía  instalaciones sanitarias, dos soldados infantes de marina los vigilaba de día y noche,  las celdas eran 10 casamatas de la ciudadela y los sitios de torturas estaban en las  mismas casamatas. Había oficinas administrativas 

Estuvo 73 horas sin dormir e impedido de realizar funciones fisiológicas para  orinar durante 12 horas y defecar, unas 20. Sin comida 18 horas. El Comandante del Fuerte Borgoño a la época era Capitán de Fragata Infante  de Marina Bunster, el Segundo Comandante el Capitán de Corbeta Jaeger,  responsable de las torturas. En línea jerárquica seguían Luis Kholer Herrera, quien  lo torturó y el Capitán de Corbeta Infante de Marina Acuña, que también lo torturó. Puede dar fe de 25 compañeros suyos que fueron detenidos y torturados en  el recinto: Aurelio Aravena, Juan Arestey, Guillermo Castillo, Mario Patricio Cordero,  Maximiliano Domínguez, Oscar Estay, Carlos García, Carlos González, Ramón  González, Humberto Lagos, Silverio Lagos, Luis Jaramillo, Víctor López, Daniel  Marinado, Tomás Matus, Juan Montecinos, Samuel Mora, Manuel Ramos, Víctor  Reiman, René Rojas, Jaime Badallares, Carlos Vásquez, Sergio Villar, Henry Gómez.  Tres pasaron a la cárcel de Talcahuano, el resto a la cárcel de Concepción el 1° de  septiembre e implicados en la causa 3962 por incumplimiento de deberes militares. El 8 de agosto fue llevado a interrogatorio ante el Capitán Kholer, el Capitán Acuña y el Teniente Santiago Lorca, quien lo interrogó por otros compañeros del  Crucero Prats, a quienes él conocía. 

Fue conducido a declarar ante un Fiscal ad-hoc, con 15 o 20 compañeros,  amenazados de muerte y torturas. Los conduce y vigila Kholer, quien además los 

amenaza y algunos soldados infantes de marina con metralletas y tenidas de  combate. Como a las 15.000 horas de 15 de agosto los llevan desde el Fuerte  Borgoño a la Fiscalía Naval en la Base Naval de Talcahuano. Declaran uno a uno  previa amenaza del Capitán Kholer, si no declaraban lo mismo que habían reconocido  bajo torturas y apremios, serían nuevamente torturados. En la sala de declaración  un oficial infante de Marina de la dotación del Fuerte Borgoño estaba presente, y le  corregía lo que iba declarando, para que quedara escrito de la manera que el oficial  quería. Como a las 18.30 horas los llevan de vuelta al Fuerte Borgoño, esa noche no  pudieron dormir por miedo a ser nuevamente torturados. Los detenidos estaban en  celdas separadas, vigilados por infantes de marina  

Al día siguiente nuevamente son llevados a ratificar sus declaraciones a la Fiscalía Naval, además les realizan careos entre ellos y otros detenidos.  Permanecieron cinco días incomunicados, Víctor estuvo días en un torreón  que estaba a la entrada de la Base Naval, de 1 metro por 1 metro, sin abrigo. Otra  noche estuvo en el Gimnasio Naval y dos noches en unas cabañas de concentración  del Club de deportes Naval.  

Tras la incomunicación, estuvo 23 días detenido con otros marinos en el Cuartel Rodríguez en la Base Naval. El Fiscal Naval Víctor Villegas los procesó por  incumplimiento de deberes militares y el 14 de agosto sometidos a proceso en la  causa 3926 y dados de baja. Fueron enviados a la Cárcel Pública de Concepción. En  este recinto vivió el golpe de Estado. Ese día los marinos fueron llamados por la  dirección de Gendarmería, para comunicarles que las circunstancias habían  cambiado, por lo que nada les podían asegurar respecto de sus vidas, es más, Víctor  fue encerrado en la misma celda de los dirigentes sindicales que posteriormente  serían fusilados, lo que le desencadenó mucha angustia y depresión, por haber  quedado expuesto a la más absoluta indefensión. Sus abogados también habían  caído presos por motivos políticos.  

Tras el golpe de Estado, sin nuevos antecedentes le cambian los cargos y  pasa de estar procesado por incumplimiento de deberes militares a sedición o motín 

frustrado, el 28 de septiembre de 1973. La nueva figura penal era mucho más  gravosa y su defensa casi imposible.  Por razones de carácter procesal, Víctor fue trasladado a la Cárcel Pública de  Valparaíso, junto a otros marinos de la causa 3.926, donde sufrió maltratos y  castigos tanto de Gendarmería como de la marina por los permanentes  allanamientos a los que eran sometidos, en los que les destruían incluso sus  alimentos de sustento diario. El año 1975 se le diagnosticó Tuberculosis pulmonar,  por lo que tuvo que ser internado en el Sanatorio de Peñablanca. El año 1976 fue  dejado en libertad, luego de haber sido condenado a tres años de cárcel, los que  cumplió en su totalidad. Por razones de seguridad personal, a raíz de los  permanentes hostigamientos de la DINA, Dirección de Inteligencia Nacional, debió  abandonar el país, exiliándose en Noruega. Regresó a Chile en el año 1990