Alberto Salazar Briceño Q.E.P.D

Sale en libertad el año 1978, un año más tarde sería ejecutado

Placa recordatoria en Concepción
Claveles en honor al cabo Alberto Salazar 2017. Fotos donadas por la Agrupación de Marineros Antigolpistas de Chile.

El atentado

A las 22,15 horas del 23 de Junio de 1979, Alberto Salazar Briceño “fue ejecutado, producto del estallido de una bomba en el centro de la ciudad de Concepción, por agentes del Estado”, tal como lo afirma el Informe Rettig en su Volumen II, pags. 372 y 433.
El hecho criminal en contra de Alberto Salazar Briceño, fue presentado por la prensa de aquella época, como un lamentable accidente de manipulación. La versión oficial ampliamente difundida, se indica que “los extremistas” intentaban colocar una bomba en el local donde funcionaba Radio Nacional cuando ésta les estalló. Como consecuencia de este atentado se comunicó a la opinión pública de la detención de 10 personas que la CNI acusó de formar parte del grupo que planificó la operación.
Organismos defensores de los DDHH informaron que:
“Desmiente la versión oficial lo determinado en el proceso judicial iniciado a raíz de estos hechos. El día 11 de junio de 1980, fueron absueltos todos los involucrados al no acreditarles delito alguno.”
Alberto Salazar fue sometido a seguimientos, acoso y amenazas previas a los dos atentados que sufrió, el segundo con resultado de muerte por homicidio como lo definió el juez Luis Rodríguez Salvo.

Mientras tanto la investigación de las muertes permitió concluir judicialmente que ellas revestían las características de delitos de homicidios, sin existir eso sí antecedentes que permitiesen culpar a personas determinadas. Y fueron definidos como “casos con convicción
por muertes por explosión”. En mención a dichas conclusiones la Comisión Rettig adquirió la convicción de que Alberto Salazar e Iris Vega fueron ejecutados, en violación a sus derechos humanos y, atendiendo a su militancia y a la falsedad de lo señalado en el comunicado oficial, le atribuye sus muertes a agentes del estado.” (Archivos Vicaría de la Solidaridad  Concepción)
Por su parte, el ministro de la Corte de Apelaciones de Concepción, Luis Rodríguez Salvo, culminó su investigación sobreseyendo temporalmente la causa y determinando que la muerte de las dos víctimas mediante la acción de un artefacto explosivo “reviste las características de un homicidio,” sin embargo, no encontró antecedentes suficientes para inculpar a determinada persona como autor, cómplice o encubridor.

En ese contexto se puede afirmar que la situación en que muere Alberto Salazar Briceño, quien había permanecido cerca de cinco años preso bajo la Dictadura, en su condición de cabo segundo del destructor Blanco Encalada, es el resultado de un atentado terrorista que ocurre en Concepción el 23 de junio de 1979.

El hecho criminal en contra de Alberto Salazar, es presentado por la prensa oficialista de aquella época, como un lamentable accidente de manipulación. La versión oficial ampliamente difundida, se indica que “los extremistas” intentaban colocar una bomba en el local donde funcionaba Radio Nacional cuando ésta les estalló. Como consecuencia de este atentado se comunicó a la opinión pública de la detención de 10 personas que la CNI acusó de formar parte del grupo que planificó la operación.

Los organismos defensores de los DDHH expresan que se: “Desmiente la versión oficial por lo determinado en el proceso judicial iniciado a raíz de estos hechos. El día 11 de junio de 1980, fueron absueltos todos los involucrados al no acreditarles delito alguno.”
Mientras tanto la investigación de las muertes permitió concluir judicialmente que ellas revestían las características de delitos de homicidios, sin existir eso sí antecedentes que permitiesen culpar a personas determinadas. Y fueron definidos como “casos con convicción
por muertes por explosión”. En mención a dichas conclusiones la Comisión Rettig adquirió la convicción de que Alberto Salazar e Iris Vega “fueron ejecutados, en violación a sus derechos humanos y, atendiendo a su militancia y a la falsedad de lo señalado en el comunicado oficial, y le atribuye sus muertes a agentes del estado.”
(Archivos Vicaría de la Solidaridad  Concepción)
Por su parte, el ministro de la Corte de Apelaciones de Concepción, Luis Rodríguez Salvo, culminó su investigación sobreseyendo temporalmente la causa y determinando que la muerte de las dos víctimas mediante la acción de un artefacto explosivo “reviste las características de un homicidio,” sin embargo, no encontró antecedentes suficientes para inculpar a determinada persona como autor, cómplice o encubridor.

Las motivaciones

Hay varios aspectos que permiten afirmar que este atentado fue un acto criminal planificado por mentes frías y pervertidas para generar un impacto político más allá del asesinato de Alberto Salazar e Iris.

La utilización de explosivo para destruir los cuerpos, generar ruido e impacto; dejar los restos por horas en muros y alrededores para provocar miedo, pánico y terror.

Lugar: vereda sur a la altura del 774, de calle Maipú de Concepción, frente a las oficinas del desaparecido Diario Color.

Juez:        Ministro Carlos Aldana Fuentes, Ministro especial para los casos de violaciones a los Derechos Humanos de la Corte de Apelaciones de Concepción.

Investigador:     Inspector Juan Luis Fonseca funcionario de la Brigada de Derechos Humanos de la PDI de Concepción.

Abogado:              Señora Patricia Parra

Alberto Salazar es detenido en el Blanco Encalada el lunes 6 de Agosto de 1973 (Sin embargo en documento del proceso 3926-73 firmado por Enrique Campusano Palacio capitán de Fragata de Justicia Auditor Naval, Jorge Paredes Wetzer Vicealmirante, Juez Naval y Rafael Yussef Sotomayor Teniente 1º. JF, Secretario Subrogante, establecen que Alberto Salazar Briceño fue detenido el 8 de agosto de 1973) y enviado al Silva Palma junto a Juan Roldan; de noche son subidos a la Academia de Guerra. Luego de cinco días de continuos interrogatorios y sesiones de tortura, el viernes 10 de Agosto de 1973 son llevados a la base naval de El Belloto, en Quilpué desde donde son llevados maniatados a Carriel Sur de Concepción junto a Juan Cárdenas; Pedro Lagos; Alberto Eugenio Salazar Briceño; Jaime Salazar; Ernesto Zúñiga y Oscar Carvajal para ser sometidos a torturas en el cuartel Borgoño

Cabo Constitucionalista Alberto Salazar Briceño Q.E.P.D. Ejecutado junto a Iris vega Bizama  el 23 de junio 1979 a las 22:15 horas en la ciudad de Concepción.