Jaime León Balladares Contreras

Jaime León Balladares Contreras

Marinero1°: Jaime León Balladares Contreras

Especialista en Artilleria.

Detenido  el 08,agosto 1973

Procesado y condenado a 3 años de presidio,  Proceso Causa Rol Nr. 3926/73 Talcahuano 1973 por sus principios constitucionalistas.

Detenido en el Crucero Ohiggins a las  17,40.

Torturado y vejado en el cuartel Borgoño como mis compañeros  de armas por tratar de impedir el golpe de Estado en Chile..

Aún asi en el dia  de  hoy,  pienso y  actuaría  exactamente igual. Mi  pensamiento era y es que  el estado de derecho no  se puede  violar solo porque no  se  acepta el color  politico de los conciudadanos.

Nosotros  respetamos en la entrega de armas bajo juramento ante nuestra bandera, defender las Constitución y las Leyes de la República.

Mi  entrenamiento y capacidad en Armamentos fueron y  serían  para defender al  pueblo chileno,  sus derechos, la  libertad de  pensamiento y elecciones  libres.

A pesar  de  los  golpes, el exilio,  los años  en  prisión, no me  harán nunca cambiar  de opinión.

Yo y mis compañeros de armas, sacrificamos nuestra  juventud, nuestras  vidas, y fuimos  golpeados y olvidados por   aquellos  que  no pudieron o no quisieron  decir  !NO!  !NO! a la  matanza de chilenos, al golpe  militar de algunos oficiales  golpistas  que no supieron  tener el  valor y la constancia en defender los derechos y deberes que  juraron un  día  en las  Escuelas de la Armada,

Jaime  Balladares.

Marinero 1°  Artillero.

Juán Manuel Segovia Arrue

Marinero 1° Artillero Juán Manuel Segovia Arrue.

Miembro de la dotación del Destructor Blanco Encalada

Detenido el 8 de agosto de 1973 y enviado bajo arresto al Cuartel Silva Palma.

Procesado y condenado por la Causa Rol N° 3926/73 por “Sedición y Motín”.

Purga 3 años de presidio en la cárcel de Valparaíso y campos de concentración de la V región, Melinka, conocido como Isla Riesco.

 

Ficha antigua. Registro del Marinero Jaime Salazar. Se han borrado algunos datos de la ficha para reserva de su entorno familiar.

 

Exiliado

Manuel Ramos Martínez

Exiliado

peregrino de
distancias
agobiado
idealista de sombras
no humedezcas tus pupilas
ni en vibrante dolor estalles
repentino

no permitas el desgarro
al tirano, de la
razón de tu existencia.

Toma el pan que da el manzano
besa el beso de agua que da el cielo
siente el sol sobre tu frente
como enciende de esperanza
tus anhelos

Idealista de tristeza indefinible
prisionero en extrañas latitudes
no mueras de diáfanas ideas
censuradas.

¡No,
no mueras de la nada!

Pintura y poesía de

Manuel Ramos Martínez

El Playa Larga

Testimonio

Testimonio del Marinero máquinas cubano Carlos M. Hierro sobre la persecución y bombardeo del barco mercante “Playa Larga” por el destructor “Blanco Encalada” de la Armada de Chile al golpe de Estado el 11 de septiembre de 1973.

Acontecimientos de la M/N Playa Larga a la caída del Gobierno de Allende.

Buque Playa Larga Marina Mercante de Cuba

M/V “Playa Larga”

Al amanecer del 11 de septiembre de 1973 estábamos fondeados en Valparaíso, Chile ya que había una gran huelga  y la descarga del azúcar a granel había sido detenida varias veces, Valparaíso es una joya de Chile, de noche, desde el fondeadero , se ve como un gran diamante brillando, de día, cuando conoces sus habitantes te das cuenta porque brilla tanto de noche.

Muy temprano fuimos avisados que había un golpe de estado, la radio lo ratificaba, solo emitían bandos  militares indicando que todo el que estuviera caminando se detuviera ante los carabineros y se sometiera a sus ordenes, entonces nos preocupo Gumersindo, el cocinero, imagínate, el era feo como un macaco pero tenia una bella novia y no llego a la lancha de las 11, la ultima, en la que diariamente nos encontrábamos los que no estábamos de guardia y deambulábamos entre novias y amistades por los cerros, escuchando anuncios de radio como el “El Sr. Allende nos quiere obligar a fumar cigarrillos de la calidad de los Populares cubanos” “Sr. Allende o acata la voluntad popular o debe irse, Por Chile, por sus hijos, por Usted”.

El Capitán Julio López (El Brasileño Thales Godoy) intento comunicarse con la Agencia, La Embajada sin éxito, no había las comunicaciones de hoy, lo mas sofisticado era el Telex.

Desde el fondeadero poco podíamos ver, pero al fin, cerca del mediodía vino una lancha trayendo a Gumersindo que a pesar de lo negro que era venia pálido, se le notaba el susto en el rostro, el nos relató como había cambiado el pacifico Valparaíso de la noche a la mañana, reinaba la confusión general, los  carabineros no estaban jugando.

El Capitán Julio consigue comunicación con La Habana donde según el, le instruyen solicitar permiso para abandonar el País, reúne a las “organizaciones” ya saben PCC (4to Maq Luisito), CTC (Wilfredo tec frío y El Enfermero Espinoza sicario empedernido del régimen), UJC (Balsa Contramaestre) y algunos oficiales ,1er oficial (Juan Arroyo), 3er Of. (Roque Sendon), 2do Maq.(Fabre), y yo (Mi primer viaje de Jefe de Maquinas). El Capitán buscaba consenso para salir de inmediato, estaba muy asustado, sabia que lo transferirían a Brazil por sus anteriores actividades “Revolucionarias” quien sabe que hizo y después de algunas opiniones convencidos que seriamos detectados a cualquier hora decidimos salir de inmediato a “Toda Maquina” eran cerca de las 16:00hrs.

Habíamos estado dando mantenimiento a las válvulas de seguridad de los 7 cilindros de aquel poderoso B and W 7K74EF de 13,100 HP, 120 RPM entonces el telégrafo sonó muy rápidamente pidiendo maquinas con insistencia, sin darnos tiempo a preparar debidamente, drenar los tanque de combustible, tuvimos que arrancar, por lo que en las primeras maniobras los turbos rugían como leones, nunca vi tanta gente preocupada dentro del cuarto de maquinas, tuve que botarlos a todos para que nos dejaran trabajar y dar la maquina que nos pedían “El Máximo”.

Después de ajustar las válvulas que perdían y quitar el agua del combustible, dejaron de sonar los turbos y el poderoso motor comenzó a responder llegando al ritmo de 126 RPM nunca antes había caminado a esa velocidad, se porto majestuoso, se sentía la eficiencia, el poder del diesel.

Las anclas se subieron con la maquina en marcha, sin poner el agua de lastre para que no se divisara de lejos que estábamos subiéndolas, pero de inmediato nos detectaron, el Control del Puerto que estaba en “Playa Ancha” repetía sin cesar “Playa Larga detenga la Maquina y regrese al sitio de fondeo” , al rato, el 1er Of. Arroyo, comenzó a medio responder diciéndoles, “Playa Ancha, aquí Playa larga repita por favor que no entendemos, hay mucho ruido” lo cual era incierto, la comunicación entraba en stereo Dolby de calidad sinfónica, pero Arroyo insistía para ganar tiempo y notábamos como El oficial de “Playa Ancha” de encolerizaba y bufaba como un toro de lidia pinchado.

El Crucero Prat amaneció fondeado cerca de nosotros por lo que el Capitán decidió salir por el costado de un barco Americano que se encontraba fondeado a nuestro lado, interponiéndolo, de manera que el Crucero no podría utilizar su artillería sin maniobrar, tendría que moverse y a ese antiguo aparaton le hubiera llevado mucho tiempo mover esa enorme vestidura metálica, el suficiente para ponernos a salvo de su alcanze.

Entonces llegaron los aviones y helicópteros, ametrallamiento de intimidación y las impresionantes bombas de humo, creo que desde los cerros de Valparaíso debió verse ese espectáculo de guerra, quizás exista algún testigo, pero ya estábamos a verdadera plena marcha y al oficial de “Playa Ancha” se le oía gemir “Playa Larga por favor, por favor para la Maquina” supongo que el conocía las ordenes que se estaban dando para atraparnos y de las que que nosotros éramos inocentes.

Como a las 19:00hrs se habían retirado los medios aéreos y nos creímos libres en altamar, ya en agua internacionales, debíamos estar haciendo de 19 a 20 nudos, es entonces cuando en aquel DECCA Radar aparece un punto que se movía a velocidad no comercial y que además venia hacia nosotros, al poco nos enteramos, nada mas y nada menos que el Destructor “Blanco Encalada” que había salido del Puerto y muy pronto nos había dado alcance circunvalándonos y dando ordenes.

Las ordenes de artillería se daban por el VHF de manera que nosotros las escucháramos, acto seguido el luminoso destello del disparo, no se porque siempre agachaba la cabeza, si me hubiera dado de nada serviría, pero es el instinto, a los pocos segundo el impacto en el mar muy cerca de nosotros.

Por supuesto la puerta estanca del túnel estaba cerrada, todos teníamos salvavidas puesto y a mano lo mas importante, así como ropa de invierno, El Pacifico siempre es frío por esa zona, nada apetecible pero posible tener que nadar en el.

No se cuantas veces dispararon, quizás 100, pues yo tenia que estar bajando a maquinas frecuentemente, se instruyo que parte del personal de maquinas estuviera fuera del Dpto. por si había que sustituir a alguien, los disparos reales se esperaban en Popa (Hélice/Timón) o mejor aun Cuarto de Maquinas, al fin y al cabo no hay mejor forma de detener un barco en fuga.

Estaba yo en Maquinas bajando RPM pues ya no tenia caso, el Blanco Encalada nos rodeaba cuando quería, cuando sentimos el gran estremecimiento y estruendo de todas las cuadernas, baos y esqueleto del buque en general, era el primer 133mm que hacia impacto, pensé que había sido en

popa, pero no vimos nada anormal, levantamos un poco la puerta estanca y todo estaba perfecto, después supimos que había sido en la proa, precisamente donde estaba la línea roja que dividía el casco gris mambisa de aquella época, disparo en Diana.

Era evidentemente los anteriores fallos eran concientes, podían darnos cuando querían, donde querían y para demostrarlo, por si teníamos dudas, el nuevo estremecimiento, esta vez con mayor fuerza, no traspaso la proa, suponemos que exploto dentro, pero aun no sabíamos donde estaban dando, seria el Puente, por suerte no era en Maquinas.

Comienzan entonces a ponerse delante de nosotros para interrumpir nuestro avance, el Capitán sube al Puente, antes lo habían abandonado por temor a los disparos y vigilaban desde la cubierta principal y subidas esporádicas al Puente, les indica que estamos en aguas internacionales, que han avisado al gobierno, entonces ya decide dejar el piloto automático, por lo que el Barco se acercaba mucho al Blanco Encalada y este tenia que moverse con rapidez sabían que el Playa Larga era un LR Clase 100A1 de Hielo con 22mm en la Proa, podíamos hasta partirlo en un impacto real.

En una de esas escapadas del Blanco Encalada, dicen que lo vieron echar mucho humo, quizás algo se le averío, eran cerca de las 23:00 hrs y poco a poco comenzó a verse lejos y mas lejos, fuera de la vista hasta que se perdió del radar.

Se dispuso la revisión del buque y encontramos los impactos de la Proa, La bodega estaba inundada de una gran “guachipupa” de azúcar prieta con agua salada que no podíamos achicar con las bombas del buque, pero tampoco fue un problema, lastramos Popa y regresamos nuestras 118 RPM, la noche continuo tranquila, despierta hasta la mañana, íbamos ya rumbo a El Callao, cuando apareció un avión que para suerte de todos era de la Fuerza Aérea Peruana que nos estaba identificando, recuerden que había buenas relaciones entre Fidel Castro y Velazco Alvarado.

Mas alante nos encontramos con el Marble Island venia a nuestro encuentro después de cancelar su viaje a Chile con el Capitán Reinaldo “Tato” Carbonell y jefe Maquinas Pepe Arencibia (Bistec), venían a “escoltarnos” pero caminaba tan poco, que yo tenia que bajar a 100 RPM dejarlo que se me perdiera en el horizonte y entonces aumentar a 118 pasarle y dejarlo atrás hasta que se me volviera a perder y volver a esperar., así llegamos a El Callao, había terminado nuestra experiencia militar, la mayoría éramos muy jóvenes aun no le prestábamos tanta atención a las consecuencias, nuestra actuación fue irresponsable.

Me gustaría encontrar algún oficial o marino del Blanco Encalada de aquella época y conocer que realmente sucedió y que pensaban abordo, eran marinos como nosotros, ellos no eran los responsables, era una manifestación de la época del enfrentamiento de dos dictaduras brutales en su lucha de poder.

Saludos a todos

Carlos M. Hierro

GM 3120 Promoción VI Maquinas 1967-1970

http://www.circulonaval.com/marina_mercante/accidentes/playa_larga.htm

 

Henry Gómez Bello

La detención de Henry Gómez * Q.E.P.D.

En 1973 Henry Gómez estudia medicina de día y trabaja de noche como miembro del equipo de bomberos de ASMAR. Los pocos militantes de los Astilleros que conoce son detenidos en agosto, o están tan despavoridos como él. Esa semana le corresponde, por primera vez, actuar contra un incendio de la máquina de un buque, pero cuando llega al fuego había sido sofocado. Entre los que vienen saliendo ve a su amigo José Maldonado, miembro de la organización. Mientras conversan de las detenciones sin saber qué hacer, los interrumpe un teniente, quien llama a Maldonado a su oficina, donde lo detiene y comienza a interrogarlo.

Cuando Henry Gómez sale del trabajo el viernes 10, sabe que tiene por delante tres días feriados. El lunes 13 de agosto se entera por la prensa de que están torturando a detenidos. Ese día lo contacta Humberto Lagos, próximo al MIR, para informarle lo que sabe, incluidas las torturas, y le aconseja no volver.

Gómez se decide y deserta el 14 de agosto. Los miristas lo ubican en una “casa de seguridad”, donde conversa con Pedro Henríquez, uno de los abogados de los marinos. Con Humberto cambian de casa regularmente. Pasan los días y cuando la tensión ha decaído, al menos en apariencia, le proponen instalarse en una “cabina”, es decir en una habitación para estudiantes en forma de cabañas, construidas en las colinas que entornan la Universidad de Concepción. Lo instalan en la cabina 7, “del coro”, que exhibe un imponente retrato del Che Guevara…Gómez prefiere quedarse en un hogar de estudiantes más distante de la universidad, pero la noche del 10 de septiembre duerme en la cabina 7. Allí lo detendrán.

El 11 de septiembre, los primeros estudiantes que salen de la cabina pasan por entre los militares que, aparentemente, aún no han recibido la órden de detener. Cuando Henry sale, un oficial grita: “ ¡Ya! Ese último pelucón de vuelta!” Dos conscriptos muy nerviosos lo tiran contra el retrato del Che y le hunden en el cuerpo los cañones de sus fusiles, mientras resuenan disparos contra los que intentan escaparse por los cerros y se escuchan aviones volando raso. Gómez se da cuenta de que es el golpe de Estado.

Le pregubntan el nombre: “Jaime Bello” responde, ya que poco antes había destruído la tarjeta que lo acredita como miembro de la Armada. Lo registran y le encuentran un volante del MIR que había recibido el día anterior en la universidad.

Lo trasladan a la Isla Quiriquina, transformada en un campo de concentración. Entre un centenar de detenidos, él y otros siete son marcados con una venda blanca. Entre los prisioneros se encuentra con Cheto ( ¿Alberto Malbrán? ), uno de los militantes que asistían a reuniones de su grupo, quien le dice “tú no me has visto aquí”. Un poco más tarde, cuando lo interrogan, le retiran el reloj donde está grabado su nombre. esta vez debe aceptar que se llama “Henry Gómez”, que ha participado en reuniones en las que se hablaba de la lucha de clases, etc, y da los nombres políticos de los que asistían, lo que lo vincula al proceso de los marinos. Le preguntan entonces si los ha visto entre los detenidos, y un poco inseguro responde “ No “. Lo envían a la cárcel y debe repetir la declaración ante el fiscal.

En una ocasión, Henry es llevado al fuerte Borgoño, donde ve a Humberto lagos, “con la cara llena de cicatrices de cigarrillos quemados, y gente torturada por todas partes, con los brazos quebrados, con las caras hinchadas, las bocas hinchadas, lo ojos hinchados, me dio miedo”, recuerda. H. Lagos había perdido contacto con los militantes que lo cobijaban, y lo detienen cuando va a juntarse con su mujer en el teatro Rex. (Causa 3926, foja 676). A Gómez le preguntan por Lagos, pero sólo quieren confirmaciones.

Finalmente, Gómez es parte de un grupo que sale del fuerte Borgoño. Les ordenan subir a un furgón; su amigo Jaramillo entra el primero. En el vehículo ve una metralleta instalada, aparentemente abandonada. No cae en la trampa; se detiene y llama al sargento, quien lanza algunas groserías y la retira. Muy probablemente se trataba de una provocación para incitarlos a la fuga; “estuvimos cerca de…” piensa Henry Gómez, quien es condenado a tres años. ( [E] Gómez, 2003 )

*  Extracto del Libro, Los que dijeron “ NO “, Editorial LOM, del Historiador Jorge Magasich  Tomo II, 286 – 288.

Henry Gómez Bello fallece en Suecia. Hasta el día de hoy la fecha y causa de su defunción es desconocida.

Pedro Pablo Blaset Castro

 

Foto de marinero del cabo2° elctricista, Blaset Castro quien fuera detenido por sus posiciones constitucionalistas en 1973.

Miembro de la Dotación del crucero Almirante Latorre *

El 6 de Agosto de 1973 prestando sus servicios a bordo del Latorre lo detenienen y lo hacen recostarse en el molo, le amarran las manos y le vendan los ojos, explicándole que es el procedimiento y le piden calma. Parten con destino desconocido, pero durante el trayecto, se escurre la venda y logra reconocer el fuerte Vergara y un lugar donde había estado en entrenamiento. Ahí lo desnudan y alcanza a ver que lo conducen al campo de entrenamiento de combate de los infantes. Desde el medio día hasta la noche será torturado: lo cuelgan, y en esa posición lo golpean constantemente, para luego introducirlo en tambores llenos de orines y excrementos; cuando se desvanece lo despiertan con chorros de agua y continúan los golpes, pidiéndole nombres de otros miembros del grupo y quieren saber si había asistido a las reuniones con Enríquez y Altamirano. Por la noche lo llevan al cuartel Silva Palma, a la celdilla de incomunicados, donde están José Lagos y Sebastián Ibarra ([E] Blaset, 2003).

El cabo Pedro Blaset es el segundo interrogado por el fiscal Bilbao. Reconoce la reunión del domingo con Carlos Díaz (Roberto). Al igual que Cárdenas, acepta “pertenecer al grupo en el Latorre para tomar el control del buque en caso de que la oficialidad tratase de llevar a cabo un golpe de Estado” (Causa 3926, foja 5). Blaset permanecerá aproximadamente una semana incomunicado. No tiene derecho al menor aseo personal y siente que los alimentos contienen antiinflamatorios. Días depués, Bilbao le repite las preguntas. Blaset responde que nada de lo que ha declarado ahí es válido, pue lo había hecho bajo torturas. “Yo todavía tenía inflamada la cara y no podía caminar bien”, recuerda. Pero Bilbao pregunta irónicamente: “ ¿De qué tortura me habla? ” y aňade:  “ ¿Así que sigues rebelde? ”. Y lo vuelve a enviar incomunicado. Lo vuelven a interrogar y se obstinan: “Cuéntanos cómo van y hacer el golpe”. El cabo responde: “Aquí los golpistas son Uds.”: “ son Uds. los que tienen que escribir ahí, no yo” ([E] Blaset, 2003).

* Extracto del Libro, Los que dijeron “ NO “, Editorial LOM, del Historiador Jorge Magasich Tomo II, 126 – 129

 

El cabo Pedro Blaset es condenado a 8 aňos de presidio. Cumple casi 5 de condena en diferentes cárceles y campos de concentración.

El 21 de abril de 1978 es dejado en libertad desde la Penitenciaría de Santiago y fija su permanencia en Chile.