Comandante del Crucero Latorre Carlos Fanta Núñez

Fecha: Mon, 5 May 2003 17:00:49 -0400
De: Instituto Cono Sur
Asunto: CHILE: ACLARACION SOBRE EL PAPEL DEL COMANDANTE DEL CRUCERO “LATORRE”

Agradecemos a Jorge Fanta la rectificación que nos envía y le pedimos
públicamente excusas por el error en la información que difundimos.
La memoria de hombres como el padre de Jorge Fanta, el Comandante
Carlos Fanta Núñez, merecen todo nuestro respeto. Germán F. Westphal,
<PCS>

From: Jorge Fanta

Les escribo para aclarar una información contenida en el resumen 937
de <politicaconosur>, en que se señalan comprendidos en una misma
situación a los violadores de los derechos humanos y a los que tenían
mando al momento del golpe militar de 1973. El origen de dicha
información confusa tuvo por fuente dos listados que publicó el
semanario El Siglo en su numero 8698 de enero de 2002, con títulos
diferenciados de los agentes de la DINA y por otra parte de quienes
eran miembros de las FFAA con mando al 11 de septiembre y que por
ello, en definitiva, son los que tienen o pueden tener conocimiento
de las circunstancias de los secuestros, tortura y muerte de los
detenidos desaparecidos. Con posterioridad, diversos sitios
electrónicos publicaron dichos listados sin hacer la diferenciación
que claramente contenía la publicación del El Siglo.

Figura en la información el nombre de Carlos Fanta Núñez, ya
fallecido, de quien soy hijo. Quisiera que contasen con esta
información para los fines que estimen pertinentes:

1. Mi padre fue efectivamente comandante del crucero Latorre al 11 de
septiembre de 1973.

2. Es un hecho público y reconocido por quienes lo conocieron que
jamás amparó y muy por el contrario condenó que se mantuviesen en
los institutos armados y al margen de la justicia a reconocidos
autores de delitos de lesa humanidad, junto a los cuales
lamentablenete ahora se ve unido por la publicación que genera esta
carta.

3. El comandante Carlos Fanta Nuñez fue llamado a retiro el 29 de
octubre de 1973, cuarenta y ocho dias después del golpe militar,
siendo su hogar vigilado y su correspondencia violada. No se
incorporó al cuerpo de almirantes y oficiales en retiro y se negó por
dos décadas a concurrir al buque escuela Esmeralda, respecto del
cual fue testigo de su utilización como centro de detención y
torturas, todo lo cual declaró en su oportunidad ante la comisión Rettig.