Chacabuco 70, la cárcel de Concepción

Celdas para incomunicados y castigados que fueron puestas a disposición en la cárcel de Concepción para aislar a los marineros constitucionalistas a partir del 3 de septiempre del 73. Otro sitio de memoria que ha sido eliminado del mapa. Registro Gráfico de Mario Cordero Cedraschi

Cuadro pintado en Tela. 80X60 cm. Colores Acrílico, año 2014

“Jaque Mate”, en Homenaje al camarada de armas Antonio Ruiz Uribe (Q.E.P.D.) , al preso político Isidoro Carrillo (Q.E.P.D.) y a sus camaradas ejecutados en Concepción

Autor: Mario Cordero Cedraschi

Historia, Memoria y Arte

Testimonio

Cuando la marinería constitucionalista fué detenida en la base naval de
Talcahuano y es trasladada a inicios del mes de septiembre a la Cárcel de Concepción ( Chacabuco 70 ) nos encontrabamos en lo que se podría llamar , una situación de golpe de Estado inminente cuyas consecuencias eran dificíles de preveer, los obreros y universitarios en las calles solidarizaban con nosotros y las esperanzas eran de que el golpe no ocurriera.

A mí me tocó habitar la primera celda junto a otros 6 ó 7 cros.
que estaba a mano derecha del pasillo de la entrada.
Proseguían dos o tres celdas,  al fondo las duchas y WC y al otro extremo del pasillo la celda de los castigados sin entrada de luz.

Al entrar a esa celda por primera vez, me encontré en un rincón un palo de escobillón.
Para mí el ajedrez era un juego desconocido, pero al ver a Antonio Ruiz
que dominaba ese juego, me llamó la atención las figuras por lo que se me ocurrió  tallar a punta de cuchillo y formón un juego de ajedrez, estas
herramientas no me acuerdo donde las obtuve. Tallando este ajedrez
combatí la angustia dentro del hacinamiento en que viviamos.  Antonio que habitaba también esta celda con el tiempo me enseñó a mover las piesas de este juego, pero debo confesar que no me desarrollé en este arte como otros maestros que a futuro en otros patios carcelarios daban catedra en jaquemate y quemaban las horas interminables del encierro. Carlos Alvarado era el de las jugadas magistrales, miraba el paisaje mientras el contrincante se desmembraba la cabeza en el contraataque. Tampoco puedo recordar al círculo de hierro que se enfrentaría en sendos combates de ajedrez mas tarde en el patio de la cárcel de Valpo., duelos interminables….yo andaba en otra,
mis capacidades no daban para vencer a estos gladiadores de este arte. Recuerdo entre ellos también a José Maldonado, pero no quiero aventurar quienes poseian el mayor dominio. Retrocedo nuevamente para ubicarme en los pasillos de lo que fué y lo que ocurrió en la cárcel de Concepción concentrandome mas bien en algunos echos particulares.

Ocurre el Golpe de Estado y “Chocolate”, el mosito que nos trajo el café tardío, nos dice que “permanescamos juntitos para morir como hermanitos”.
Desde la reja de entrada observamos que la policía uniformada se había
tomado la cárcel, nuestro destino no estaba claro. Horas más tarde fuimos visitados por una delegación de alto rango de prisiones, la cual en el patio pequeño nos informó que el Gbno. había sido derrocado y que teníamos que someternos a los acontecimientos advirtiéndonos que todo con olor a marxismo estaba siendo reprimido. Posteriormente fuimos encerrados sin derecho a patio y vinieron los bandos y la música clasica en las transmisiones. El miedo se apoderó de nuestros cuerpo y  almas. Recuerdo las noches en que llegaba el oficial de gendarmería, al escuchar la apertura de las rejas estábamos preparados, siempre había uno de guardia, uno despierto…. se acuerdan?…el horror de las golpizas nocturnas a los castigados en el pasillo? de las duchas con agua fria que cortaba el cráneo, de los cortados en las celdas de castigo a los cuales les aplicaban sal con ají en las heridas para combatir la angustia….tortura sicológica.
Fuimos los que recibieron a los primeros prisioneros politicos al inicio
de la dictadura. No recuerdo el día, la semana, el mes cuando nos trasladan a la parte posterior de la Cárcel para incomunicar a los primeros condenados a muerte. Si mi recuerdo no me traiciona eran los Miembros del PC de la región de Lota (Isidoro Carrillo, Bernabé Cabrera, Danilo Gonzalez, Vladimir Araneda)

adjunto info encontrada en internet.

Con el golpe, el personal de gendarmería fué cambiado. El Oficial, este
grandote, de los ojos saltones fué el que nos comentó la muerte de los
cuatro: “en el fusilamiento”…”se fueron tranquilos”…

No recuerdo si después de este acontecimiento nos retornaron a las celdas o seguimos habitando la parte posterior. Lo que sí recuerdo es que estuve en la celda que habitaba después de que los mataron y encontré en el centro de ella una cajetilla de cigarrillos marca Lucky Strike y las colillas apagadas en el piso, al parecer el último deseo.

ARTE

en honor a esta historia, a los muertos…nace este cuadro.

Pintado en tela,

colores acrilicos,

dimensiones: 80×60 cm.

Nombre de la obra: “Jaque Mate”

Autor : Mario Cordero Cedraschi

La info encontrada en internet, no recuerdo la fuente

El 22 de octubre de 1973, en un predio de propiedad de Gendarmería, en la autopista que une a Concepción y Talcahuano, fueron fusiladas cuatro personas, todas militantes del Partido Comunista:

           Vladimir Daniel ARANEDA CONTRERAS, 33 años, profesor de educación básica en Lota y dirigente gremial del Magisterio;

           Bernabé CABRERA NEIRA, 39 años, empleado en la Celulosa Arauco, y Presidente del Sindicato celulosa de Concepción;

           Isidoro del Carmen CARRILLO TORNERIA, 46 años, administrador público, Gerente General de la Empresa Nacional del Carbón (ENACAR); y

           Danilo Jesús GONZALEZ MARDONES, 39 años, profesor normalista, Alcalde de Lota.

Los cuatro, luego de ser detenidos, fueron sometidos a proceso y condenados a la pena máxima en un Consejo de Guerra, causa Rol 1645‑73, el 18 de Octubre de 1973, por presuntas infracciones a la ley 17.798 sobre Control de Armas, como autores de los delitos de organización de grupos de combate armado con bombas explosivas; fabricación, almacenamiento y transporte ilegal de explosivos y de artefactos confeccionados con los mismos; y tenencia ilegal de explosivos y bombas; todos ellos perpetrados en tiempo de guerra.

El día 21 de Octubre el Comandante de la III División de Ejército aprobó la sentencia, fijando el fusilamiento para el 24 de Octubre.  Sin embargo, éste se realizó el día 22, en el lugar ya señalado.  Los cuerpos no fueron entregados a sus familiares y se les enterró por instrucciones de las autoridades en el Cementerio General de Concepción, sin conocimiento de sus familiares.  Sólo en Julio de 1990, pudieron ser ubicados y exhumados por orden del Segundo Juzgado del Crimen de Concepción.

La Comisión ha llegado a la convicción de la irregularidad de dichos procesos judiciales y de las sentencias emanadas de ellos, por los antecedentes ya dados respecto de todos los Consejos de Guerra y especialmente los siguientes:

–           el rechazo de la excepción de incompetencia del Consejo de Guerra en tiempo de guerra, resulta inadmisible , ya que los reos, estaban siendo juzgados por supuestos delitos que se habrían cometido con anterioridad a la entrada en vigencia del estado de guerra, es decir, en tiempo de paz.  No obstante esto, el tribunal no acogió la excepción;

–           la aplicación retroactiva de la ley, constituye otro cuestionamiento acerca de la corrección del proceso, por cuanto el Consejo de Guerra aumentó la penalidad de las mismas, aplicando el D.L.  5, a supuestos delitos que se habrían cometidos con anterioridad a la entrada en vigencia de dicha norma;

–           asimismo, el tribunal desconoció las reglas del concurso ideal de delitos, desmembrando cada hecho constitutivo de delito , calificándolo y sancionándolo de manera distinta, sumando las penas que a cada uno de los hechos correspondería si fueran figuras autónomas;

–           se desestimó por parte del Consejo las alegaciones de la atenuante de irreprochable conducta anterior, por hacer una calificación moral de los antecedentes de los reos y considerar que no bastaba una conducta “simplemente buena, porque la ley exige que sobre ella no recaiga mácula alguna”, y “tampoco bastaba con la simple información sumaria de dos testigos complacientes”.  De esta forma el Consejo establece requisitos a la atenuante que van más allá de lo que la propia ley señala;

–           el Tribunal desestimó sin dar mayores fundamentos todas la alegaciones que presentaron los reos para atenuar, minorar o modificar sus supuestas responsabilidades.

En consecuencia, es convicción de la Comisión, que en los fusilamientos a que se viene haciendo mención hubo grave violación de los derechos humanos, en especial al derecho a la vida y al justo proceso.

 

Extracto del testimonio de Carlos García

Recuerdo que el 3 de septiembre nos trasladaron desde el
Cuartel Rodríguez hacia la Cárcel de Talcahuano. Allí estuvimos en tránsito y después del mediodía nos llevaron a la Cárcel Pública de Concepción  (Chacabuco 70 ). Nos instalaron en una pequeña galería, que originalmente se usaba como sección de castigo. Nos instalamos en las celdas y comenzamos a organizar el quehacer colectivo, principalmente turnos de cocina y de aseo.
En esos días de septiembre todavía nos llegaban encomiendas y comíamos bien. El día 11 de septiembre, alguien prendió la radio y nos despertó a todos. Se anunciaban solamente bandos militares. Yo estaba de turno, no recuerdo con quién, y preguntamos quienes tomarían desayuno. Se nos quitó el hambre. Cagamos!!!!! , nos dijimos. El golpe ha ocurrido. Me parece que fue antes del mediodìa que llegó una escuadra de carabineros, armados con fusiles SIG, al mando del director regional de Prisiones, el capitàn Rodolfo Schmidling. Gendarmerìa todavìa no existía. El nazi Schmidling nos dijo:
“las fuerzas armadas y de orden han tomado el control del país. Todo lo que tiene olor a UP está siendo encerrado. Ustedes están en espera de juicio.
Por lo pronto, permanecerán encerrados en sus celdas y sin visitas hasta
nuevo aviso “. Nos quitaron la radio y los libros.Allí estuvimos, creo,
hasta noviembre o comienzos de diciembre, momento en que nos trasladan al interior del penal, a una galería de dos pisos, con celdas. Los calabozos tenían nichos en lugar de celdas. Nosotros fuimos instalados arriba, de a dos o tres en cada celda. Fue el momento efectivo en que tomamos contacto con el grupo de presos políticos llegados desde el 11. Las primeras semanas casi todos fueron ” comidos ” por las chinches. A mi no me picaron y nunca supe el por qué. Un dia nos autorizaron a quemar con sopletes todos los agujeros de las celdas y los perfiles de los catres metálicos. Las chinches reventaban como petardos. A las pocas semanas llegó preso un diputado penquista. Nos fue a saludar y lo encaramos con fiereza. El fue el personaje, Iván Quintana, que publicó y firmó una carta publicada en un diario penquista  (El Diario Color, creo, o El Sur ) días antes del golpe,  donde decía que se detectó un grupo de marinos subversivos en la Escuadra de guerra,  “que intentaban crear división en las fuerzas armadas, en momentos que hay que velar por su máxima unidad.” Y pedía que” fuéramos condenados
con el máximo rigor de la ley”. Firmó la carta pública como secretario
regional del Partido Comunista. En la cárcel, nos dijo que no fue algo
personal, que fue una declaración a nombre del partido. Con la mediación de los compañeros de las Juventudes Socialistas, llegamos a un acuerdo: que él no se meta con nosotros y nosotros haremos cuenta que él no existe. Recuerdo a los compañeros de Lota, que estaban aislados en espera de un consejo de guerra. Hubo un compañero que no fue condenado a muerte, ” el comandante Perez “, quien después llegó al interior del penal y finalmente salió exiliado a Canada. De los condenados a muerte, recuerdo muy bien al compañero Isidoro Carrillo, quien recibió visita uno o dos días antes del fusilamiento, visita exclusiva para despedirse de la familia. Yo logré pasar hasta el patio de visita y pude brevemente saludarlo a él. Me dijo que estaba conciente de su destino, que debía partir con la frente en alto, que ” los viejos ” ya han hecho su aporte y que ahora ” les toca a ustedes, los jóvenes “.Cuántas veces fuimos enviados a celdas de castigo, o castigados sin visitas, por negarnos a participar en las ceremonias ” patriòticas ” organizadas por la dirección regional de Prisiones ? También nos castigaron una vez cuando saboteamos el sermón de un evangelista yanqui, quien fue autorizado a hablar a todos los presos políticos. Nos dijo: ” les traigo una buena noticia “.Nos vamos en libertad, dijimos nosotros. Tal vez viene
pronto una amnistìa. Pero no. En voz alta anunció la buena noticia que nos traía: ” Jesús os ama.”

Relato de Silverio Lagos

Un breve episodio de la cárcel de Concepción .

Una vez que el golpe ya era la nueva etapa por la  cual  Chile tendría que atravezar , yo como eléctrico de la cárcel tuve la oportunidad de hablar con el alcaide Don Juan Sanhueza y proponerle los deseos nuestros de querer trabajar con los menores de edad que también estaban encarcelados en la sección de menores. En asearlos y darles educación. Un grupo de 4 marinos constitucionalistas que estábamos recluidos en la cárcel de Concepción fuimos autorizados.

Comenzamos con cortarles el pelo , Carlos García era el peluquero estrella, a ducharlos y darles algunas ropas nuevas que familiares habían traído . Todo era un entusiasmo  nos albergaba la idea de hacer algo bueno por esos mocosos que su rutina diaria era subirse a las murallas y mirar hacia los patios de la población penal adulta y admiraban las conductas de ellos. Los menores eran de 6 años hasta 16 años por lo menos los que en ese momento se encontraban.

Recuerdo el poroto , ellos solo tenían sobrenombre, él era un peque que sobresalia por ser unos de los mas pequeños y una dulzura infantil , irradiaba  la imágen de buen muchacho , había caido preso por robar un pantalón . El mostraba orgulloso las cicatrices que se había causado en el estomago con un clavo o algo filudo . El quería ser choro como los bandidos adultos , estar llenos de cicatricez que se autoingerian para asi escapar de ser capturados ya que ningun policia, quería caer en una investigación si este cayera al hospital o muriera.

Otro notable era el cojo. Muchacho con muletas  de Coronel de unos 12 años que habia perdido una pierna cuando trataba de abrir la compuerta de un tren  con carbón de piedra, tenía solo 9 años ese dia del accidente . Tenia una habilidad con su muleta hastajugaba fútbol y su balance era admirable.

En total eran casi 40 muchachos todos muy contentos con nuestra ayuda. Ellos tenían ahora una rutina o algo por hacer. Ya que sus dias eran muy monotonos solo se daban vueltas en el mismo espacio.Todo era alegria hasta el día viernes . El alcaide don Juan Sanhueza nos informó que había recibido de la dirección que “quedaba prohibido para nosostros seguir ingresando a la sección de menores” . Las autoridades sobre su cabeza habían considerado que éramos muy peligrosos para esos niños puesto que teniamos una idelogia comunista . Fue el final.

La amargura y tristeza  entre los que habíamos trabajado fue total. Las nuevas autoridades estaban convencidas que los que estabamos  confinados en las carceles, eramos peligrosos  para el resto de los chilenos .

Eran los primeros dias de la dictadura que duraria 17 años.  La escuela de la delincuencia también se fortalecía.

El grupo de trabajo lo componían Carlos Carcía, Victor López, Sergio Villar Velozo.

Silverio Lagos