Dibujos en Prisión

“Dibujos en Prisión”: Memoria, tortura y resistencia

Hasta marzo del próximo año estará disponible en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos la exposición “Dibujos en Prisión”. La muestra refleja la vida en cautiverio de detenidos desaparecidos en donde la situaciones límites y la vida cotidiana tienen protagonismo.

La muestra incluye desde el campamento de prisioneros de Chacabuco, en el norte, hasta los campamentos de isla Dawson, en el sur, pasando por el Estadio Nacional de Santiago, Ritoque, Puchuncaví, la isla Quiriquina, Pisagua, el buque escuela Esmeralda, isla Riesco, Bucalemu, Estadio El Morro, entre otros.

A su vez, la colección es parte de los más de 300 dibujos y acuarelas que conserva el museo en un libro que fue prologado por el artista Guillermo Núñez, en el cual se pueden conocer a los autores, las condiciones y motivos que los llevaron a ser torturados.

Es por esto que sus autores no son artistas de profesión, muchos de ellos son arquitectos, estudiantes o personas que nunca antes habían considerado el dibujo como método de liberación.

En ese sentido los dibujos reflejan la tortura, las condiciones de encarcelamiento, el aislamiento,  la dureza de vivir en esas situaciones límites, los trabajos forzados y la vida cotidiana, donde ocurrían encuentros, escuchaban música y jugaban ajedrez.

La donación de éstos fue hecha por sus autores, familiares y personas que mantenían estos ejemplares. Al respecto, la jefa del área de colecciones del MMDH, María Luisa Ortíz afirma que “la idea es aportar a la memoria, para reconstruirla y no olvidar”.

Para la encargada, los trabajos constituyen una forma de comunicación entre los prisioneros y sus familias, y que además reafirman la condición humana ante la adversidad. “Como tantos otros prisioneros en esas condiciones, buscaron formas de poder expresarse, transmitir mensajes a los que fuera, podían decir quiénes estaban a dentro, por ejemplo. Está representado todo lo que significa el horror y la situación extrema de prisión política, pero también la resistencia y la capacidad de sobreponerse a las condiciones límites”, señala.

En esa línea, la experta indicó que por medio de los soportes y materiales se puede determinar cuáles eran las condiciones del cautiverio, ya que se pueden apreciar dibujos hechos en papeles de regalo, en cartones, hasta en técnicas más sofisticadas como la acuarela.

“Dibujos en Prisión” está disponible hasta el próximo ocho de marzo en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. La entrada es liberada y se puede asistir de martes a domingo entre las 10 y las 20 horas.

Publicado en Diario UChile Cultura por Diana Torres   Martes 30 de diciembre 2014 19:36 hrs. 

Mario Cordero Cedraschi, Dibujos en Prisión, Colección del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Página 26

Pesadilla, Cuartel Borgoño. 1973-1976, Página 27.

 

Cárcel de Valparaíso, celda 417, 1973-1976 , Página 28

El significado de estos dibijos: “representan por un lado querer dejar una huella, una marca en la vida. Por ello es que en los dibujos están escondidos varios nombres de los marinos constitucionalistas, pensando que nos podrían eliminar…                                                                                                                                                      La propaganda de la época nos catalogó como altamente peligrosos, expertos en explosivos, que queríamos eliminar al alto mando de la Armada…lo que concluye más tarde en la inspiración del Plan Z por parte de la dictadura…Por otro lado los dibujos expresan lo que causaba más temor: los traslados. Cuando no sabes adónde te llevan piensas siempre en lo peor. Cuando se habre la puerta de la celda y aparece el custodio con una lista para llevarse gente, se te aprieta todo el cuerpo.

Al interrogatorio 1973-1976. Cárcel de Valparaíso

Si no te toca a tí, te quedas con el espanto de saber si al que se llevaron lo devuelven, o que después viene tu turno. Y lo otro es cuando escuchas los gritos del torurado y observas cuando lo están maltratando. En la cárcel de Concepción llegaba Gendarmería por la noche a torturar delante de nuestro ojos a los presos comunes que estaban castigados en la celda sin luz. Algunos por la angustia se cortaban la piel de su cuerpo con lo que pillaban, con la esperanza que los enviaran a un hospital reclamando instintivamente un derecho humano, y los gendarmes le rebosan sal con ají en las heridas por placer. Esas eran las torturas a las que estábamos expuestos, que están expresadas en el cuadro de la primera galería porque algo parecido viví cuando estuve en el “Submarino” de la cárcel de Valparaíso. Y concluye: “Los tres dibujos expresan el miedo a la tortura, era el miedo que reinaba en el aire”.

…”Los dibujos representan para mí no solo una parte dolorosa de mi vida, sino también una parte trágica en la historia de nuestro país que fueron las violaciones a los Derechos Humanos… La tortura que se hizo colectiva”.