“La “Enredadera de la Memoria” se instala en cuartel de detención y tortura de la Armada en Valparaíso

“LA ENREDADERA DE LA MEMORIA”

SE INSTALA EN CUARTEL DE DETENCIÓN Y TORTURA

DE LA ARMADA EN VALPARAÍSO

La “Ruta de la Memoria” comenzó a estructurarse en al año 2014, participando en esta iniciativa el entonces Consejo de la Cultura y de las Artes, la Mesa de Cultura, Memoria y Derechos Humanos de la V Región, la Universidad de Playa Ancha y el Parque Cultural de Valparaíso ( Ex Cárcel). Posteriormente, el año 2016, se realizó un concurso público para materializar en una placa un símbolo que se replicara en cada uno de los Sitios de Memoria que se fueran señalando, lo que se tradujo en la imagen de la “Enredadera de la Memoria”, del Profesor de Artes Plásticas Leandro Silva, Académico de la Universidad de Playa Ancha. Desde esa fecha en adelante la “Enredadera” ha sido instalada en 5 Sitios de Memoria, en el largo camino destinado a señalizar los numerosos lugares de detención, prisión política y tortura que se establecieron a lo largo y ancho de nuestra región desde el golpe de estado de 1973.

Hoy sábado 30 de junio se instaló la sexta placa de la Enredadera de la Memoria en el emblemático Cuartel Silva Palma de la Armada de Chile, lugar en donde estuvieron detenidos y sufrieron aberrantes torturas cientos de mujeres y hombres, muchachas y jóvenes, niñas y niños, al amparo del Terrorismo de Estado de la dictadura cívico militar instalada a partir del 11 de septiembre de 1973. Pero también en este cuartel estuvieron detenidos y fueron torturados en agosto de 1973 los Marinos Antigolpistas que denunciaron las maniobras sediciosas del alto mando de la Armada de Chile y trataron de oponer resistencia al movimiento sedicioso que se fraguaba en contra del Presidente Salvador Allende.

  Danilo Ahumada                             


Guillermo Nur

Más de doscientas personas se congregaron en las afueras del Cuartel Silva Palma, en calle Villaseca, para asistir a un acto artístico cultural que fue conducido por el Periodista de la UPLA Danilo Ahumada, quien en la parte inicial de su alocución manifestó que:

“Hoy nos reunimos  en este lugar para recordar, reflexionar y mantener viva la memoria. Este memorial, que en un rato inauguraremos, es recuerdo imperecedero de vidas, dignidades, cuerpos, familias y sueños. También huella latente de desapariciones, muertes y torturas sistemáticas. El Cuartel Almirante Silva Palma fue utilizado, entre 1973 y 1976,  por el Servicio de Inteligencia Naval (SIN) principalmente para las acciones de represión contra el MIR en Valparaíso”.

Después de esta pequeña introducción, el conductor del evento presentó al  Académico del Conservatorio de Música de la Universidad Católica de Valparaíso y concertista en guitarra, Guillermo Nur, quien deleitó a los y las asistentes con una magnífica interpretación musical.

El compañero Danilo continuó adelante con la ceremonia, expresando que:

“Hoy nos convoca la Mesa de Memoria, Cultura y Derechos Humanos, quien a través de un convenio de colaboración y transferencia financiado por la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la Región de Valparaíso, ha impulsado la ruta de la memoria, inaugurando en distintos territorios de la Región de Valparaíso la escultura “Enredadera de la Memoria”, del artista local Leandro Silva. Esta acción de visualización comenzó el año pasado cuando se instaló esta misma obra en el frontis del ex Liceo N°2 de Avenida Brasil, hoy Matilde Brandau de Ross; continuó con el reconocimiento del Campo de Concentración Melinka en Colliguay; Las Coimas en San Felipe; Parque Cultural de Valparaíso en la ex cárcel de Valparaíso y recientemente en la playa La Ballena, comuna de La Ligua, donde recordamos la memoria de la compañera Marta Ugarte, todos financiados con recursos a través del Ministerio. Este Memorial que hoy entregamos a la comunidad, contribuye a la educación en la promoción de los derechos humanos del conjunto de la sociedad y un reconocimiento público a las víctimas de violencia política en la región”

En seguida, se ofreció la palabra a Ricardo Tobar, el cual, en representación de la Mesa Regional de Cultura, Memoria y Derechos Humanos, leyó el siguiente texto:

 Ricardo Tobar

“Queremos en primer lugar destacar la importancia que ha tenido esta Mesa Regional de Cultura, Memoria y Derechos Humanos para la Región de Valparaíso. En un país que ha permanecido dividido por más de 40 años, la lucha por la Memoria tiene el valor de haber visualizado la falta de justicia social para las víctimas del holocausto que nos hizo vivir la dictadura cívico-militar, y que aún por la falta de voluntad política, no se han podido cerrar las heridas. Es por ello que las organizaciones que defienden los DDHH se han reunido en este trabajo de ir reconociendo los lugares que la dictadura usó como centros de secuestro, detención ilegal y tortura que realizó por largos 17 años.

A nombre de esta Mesa tengo a bien dirigirme a ustedes, de forma solemne y de enorme significación para los miles de porteñas y porteños que pasamos por este lugar de detención, tortura y desaparición forzada, denominado “Cuartel Silva Palma”, hoy en posesión de la Armada Nacional.

El objetivo es entregar una clara señal a nivel nacional e internacional, respecto de la necesidad de preservar la memoria y los espacios físicos utilizados para deleznables atropellos a los Derechos Humanos. Hechos de amplio conocimiento, ocurridos en nuestra patria y en la V Región por la dictadura cívico-militar y en particular por la Armada de Chile. Propiciado por civiles chilenos y las grandes empresas foráneas.

 Por tal motivo, concretar una parte de nuestro proyecto, colocando una placa que recuerde a las generaciones presentes y futuras de nuestra región y a quienes nos visiten, de su significado más profundo de lo que aquí nos sucedió a miles de expresas y presos políticos, de detenidos desaparecidos y desaparecidas, y ejecutados y ejecutadas, es un imperativo ético y moral ineludible, ya que de ellos depende que las atrocidades cometidas por agentes del Estado, integrantes de las Fuerzas Armadas no lo vuelvan a cometer a ningún ser humano, bajo ninguna circunstancia.

La importancia histórica que tiene este lugar data del siglo XIX, construido como resguardo y protección militar frente a potenciales fuerzas invasoras que amenazaran nuestra soberanía nacional, pero paradójicamente la Marina lo usó sucesivamente como lugar de reclusión de los representantes de todas las causas que se manifestaron  a favor del sistema democrático.

Es así como fueron recluidos en este lugar los partidarios del Presidente Balmaceda, por defender la riqueza que le robaba al país la explotación del salitre, oponiéndose a los intereses del Imperialismo Inglés respecto a esa dorada materia prima.

También fueron recluidos los Marinos que participaron en la Revolución de la Escuadra de 1931, manifestación política de rebeldía frente al empobrecimiento generalizado que sufrió nuestro pueblo a raíz de la crisis mundial de la economía del 1929, frente a la cual la oligarquía nacional dio la espalda desentendiéndose del problema.

Así también pasaron por este recinto de represión el año 1961, los Marinos de la Escuela de Ingeniería Naval, quienes se rebelaron por el maltrato a su condición de personas y atropello a su dignidad, que daba la oficialidad y mando a la marinería.

Por último fue en agosto de 1973, en condiciones del gobierno democrático del Presidente mártir Salvador Allende Gossens, en que, en forma espúrea y cobarde, atropellando la Constitución y las leyes vigentes, que juraron respetar, comenzaron a aplicar los métodos más crueles que puedan utilizarse contra un ser humano, a compatriotas y camaradas de armas, como es la tortura y la flagelación para obtener una declaración, por haberse opuesto y denunciado las maniobras golpistas del Almirante traidor y rastrero José Toribio Merino Castro. Es decir tratar de impedir la masacre contra el pueblo, los trabajadores, estudiantes y campesinos, mujeres, hombres y niños, incluyendo nuestro Pueblo Mapuche.

Es menester e imperativo destacar esas madres que fueron apresadas y torturadas con sus pequeños hijos e hijas, los miles que pasaron por este recinto, padeciendo sufrimiento y dolor que hasta el día de hoy persiste, con el impacto negativo para el desarrollo del país, por la falta de “Verdad, Justicia y Reparación digna”.

Parte de  esa reparación consiste en que aquellos lugares como el ex “Silva Palma”, se conserve como un sitio de memoria, lo que implica que su comodato sea legalmente transferido por el Ministerio de Bienes Nacionales. Se encuentra en manos de la Armada con su estructura interior casi toda destruida. La finalidad no ha sido otra que borrar las huellas de sus crímenes y atrocidades cometidas.

 Nuestra exigencia y anhelo es que pase a manos de una Institución como es la Ilustre Municipalidad de Valparaíso. Nuestra intención es darle un destino cultural, de memoria y respeto, como un homenaje en vida a los luchadores sociales, mujeres y hombres, que solo pretendieron avanzar hacia una sociedad más justa y equitativa para su pueblo y sacarlos del anonimato.

Muchas y muchos seguimos pensando que las luchas por la Memoria y la democracia son en gran medida los desafíos que debemos sostener para construir un presente y un futuro más justo para los pueblos. ¿De qué se trata esta disputa?, ¿es por el pasado?, qué es lo que está en juego?.Las respuestas serán o dependerán de las perspectivas que tengamos respecto del mundo y de nuestras ideas sobre lo justo y sobre el bien.

Solo nuestro pasado puede explicar nuestro presente, ya que vamos al pasado en busca de respuestas que nos permitan imaginar un futuro que rompa lazos con las injusticias de hoy. Es  decir, los apologistas del olvido son los que pretenden animarnos en el pasado, pues es allí donde los vencedores consumaron la derrota de los vencidos. El mandato de la transmisión es NO resignarnos a la muerte, sino provocar ese encuentro donde el tiempo se detiene y las viejas generaciones esperan por las nuevas, que se demoran para pensarse una vez más…”

El día gris que acompañó el desarrollo de esta  ceremonia, que nos recordaba esa mañana gris del martes 11 de septiembre el año 73 , esta vez se llenó con los colores rojos de los claveles que tenían en sus manos las mujeres y hombres presentes, los que serían colocados en los eslabones de la Enredadera una vez que la Placa fuera inaugurada.

María José Larrondo

El acto siguió adelante y  en representación de la Alcaldía Ciudadana de Valparaíso hizo uso de la palabra María José Larrondo, quien  señaló:

“Una de las tantas definiciones habla que el patrimonio cultural contribuye a la revalorización continua de las culturas y de las identidades, es un vehículo importante para la trasmisión de experiencias, actitudes y conocimientos entre las generaciones. La experiencia cruza diversas historias que no son las piedras, los ladrillos, las placas o los adoquines, ni tampoco la magnificencia de las construcciones, sino la significancia de esos espacios, los que albergaron historias, vidas, pero también muertes y sufrimientos. La necesidad de ponerlos en valor está en la búsqueda de una ciudad justa que reconoce toda su historia, para no repetir, para crecer. Necesitamos garantizar la sostenibilidad cultural a través de la consolidación del patrimonio cultural, promoviendo la diversidad y reforzando la identidad local a través del reconocimiento de todas las memorias y con eso garantizar la sostenibilidad social como comprensión del ser humano como sujeto fundamental de la obra rehabilitadora, donde el derechos fundamental a conocer está en la verdad que busca la justicia.

Ayer Fuerte Gueras Bajo, muros de defensa, ayer Cuartel Silva Palma, ayer horror, sufrimiento, dolor…un sitio de memoria, sitio para no olvidar. Memorias que no quedarán sepultadas en ecos sordos ni tras la sombra de aquellos que sufrieron al interior, sino que perdurara en el tiempo y como una “enredadera” buscará la vida, escalará los muros, enraizará en nuestras vidas.

Agradecemos la incorporación al trabajo conjunto de la Mesa, a la antigua dirección de gestión patrimonial de la alcaldía, ahora, junto a ustedes, Dirección de Patrimonio, Memoria y Derechos Humanos. Queremos agradecer a la Mesa de Cultura, Memoria y Derechos Humanos, a la Ruta y a cada uno que conforma esta enredadera que crecerá día a día con el trabajo conjunto por la verdad y la justicia, porque el eco de dolor repercuta en nuestras vidas para fortalecer nuestra lucha por una sociedad justa, humana, democrática y con respuesta al silencio que aún duele. El patrimonio no son los edificios, somos todos nosotros.

Francia Jamett

Por su parte, Francia Jamett, encargada de la Unidad de Memoria y DDHH del Ministerio de las Culturas, manifestó:

“Traigo el saludo a nombre del Ministerio de las Culturas, de la Unidad de Memoria y Derechos Humanos desplegada a nivel nacional apoyando la gestión de visibilizar todos aquellos lugares que son, materialmente, memoria de la violación sistemática de los derechos humanos durante la dictadura cívico militar…aquí en este lugar se cometieron todos los crímenes de lesa humanidad que se puedan imaginar, aquí se torturó, aquí se ejecutó, aquí se violó, aquí hubo torturas sexuales, por eso este lugar, el Cuartel Silva Palma, tiene que ser un lugar de memoria visible a toda la ciudadanía para que así se transforme en “Un Símbolo del NUNCA MÁS.””

 Morelia Fernández y Yeri Prado

La ceremonia continuó sin pausas y ante los micrófonos dieron sus testimonios dos integrantes de la Agrupación de Ex Menores, Morelia Fernández y Yeri Prado, que tenían 17 y 15 años respectivamente a la fecha de su detención.

Morelia Fernández Montenegro  relató:

“Como la mayoría de los aquí presentes, yo y muchos de nuestros compañeros y compañeras participantes de la Agrupación de Ex Menores estuvimos detenidas en este lugar siendo niñas, niños y jóvenes que, como muchos de ustedes, sufrimos las atrocidades ocurridas en este lugar. Los compañeros y compañeras de la organización somos personas que experimentamos un hecho de violencia en nuestra infancia o juventud por parte de las fuerzas de represión del Estado Dictatorial y como consecuencia de esto se vio interrumpida nuestra vida en todos sus niveles: familiar, educacional y laboral. Esto ha significado en muchos casos un daño permanente y enfermedades crónicas que se agudizan con el paso del tiempo. Hoy en día hemos trabajado en conjunto en diversas actividades enmarcadas en el reconocimiento, reparación, memoria y justicia para todos y todas los niños, niñas y jóvenes del ayer que fuimos víctimas de prisión política y tortura en dictadura, lo que ha sido el objetivo principal de nuestra organización.”

 

 Yeri Prado Ojeda

En seguida fue el turno de Yeri Prado Ojeda quien visiblemente emocionado entregó su impactante testimonio, ya que con tan solo 15 años de edad llegó hasta el Cuartel Silva Palma para preguntar si se encontraba allí su padre que había sido detenido, los guardias lo hicieron subir las escalinatas y pasar al interior del  recinto donde fue recibido por un “oficial con la cara pintada y uniforme azul” el cual le preguntó quién era su padre, dónde trabajaba y qué hacía, y al contestarle que era un trabajador de la Unión Lechera Aconcagua (ULA), el uniformado reaccionó violentamente diciéndole que entonces era sindicalista y comunista al igual que toda su familia y ordenó que lo vendaran y lo dejaran detenido. Estuvo 5 días en este recinto donde fue brutalmente torturado.

Este es su testimonio:

“Mi nombre es Yeri Prado y también a los 15 años estuve privado de libertad en este lugar, no por mi participación política, sino porque buscaba a mi padre y llegué a este lugar preguntando por él. Me vendaron los ojos y me llevaron detenido. Me tuvieron 5 días detenido, me torturaron, me colocaron electricidad. Es por esto que se hace tan importante y significativo este memorial ya que representa a todos los hombres, mujeres, niños, niñas y jóvenes del ayer que aquí estuvimos y sobrevivimos a los actos atroces e inhumanos realizados por otros seres humanos en posiciones de poder.

Este memorial será la representación de la historia escrita por el sufrimiento y dolor de tantas compañeras y compañeros que son detenidos desaparecidos, ejecutados y sobrevivientes de este siniestro lugar. Este memorial perpetuará el recuerdo de una época obscura de nuestra historia de país. Y sobre todo será el fundamento principal para reprochar cualquier acto de cobardía realizado en contra de los derechos humanos de las personas. Que la memoria prevalezca a través de este trozo de cemento para que nunca más en Chile vuelvan a ocurrir violaciones a los derechos humanos y que sea un recordatorio constante de resistencia y lucha para vivir mejor.”

Danilo, conductor de la ceremonia, refrendó los testimonios manifestando que:

“Los presos políticos eran mantenidos en este recinto en celdas grandes, separados de los marinos detenidos, quienes estaban recluidos en celdas pequeñas con puertas de metal. Era frecuente el traslado de prisioneros a la Academia de Guerra Naval para ser torturados. Los presos y presas políticas detenidas en el Cuartel Silva Palma eran constantemente sometidos a torturas, incluyendo golpizas, aplicación de electricidad, cortes y colgamientos, vejaciones y agresiones sexuales”

 

Los rostros de las personas presentes en esta ceremonia reflejaban la intensa emoción provocada por los testimonios de Morelia Fernández  y Yeri Prado, una niña de 17 años y un niño de 15 años que sufrieron la  crueldad de los carceleros del Cuartel Silva Palma.

Mauricio Redolés y Taku Tricot                   

Mauricio Redolés

La parte final de esta emotiva y concurrida actividad de memoria estuvo a cargo del cantautor Mauricio Redolés, quien además de estar prisionero en el Cuartel Silva Palma pasó por la Cárcel Pública y los Campos de Concentración de Melinka e Isla Riesco.

Redolés leyó unos poemas y acompañado por el músico Taku Tricot interpretó  las canciones “Triste Funcionario Policial”, con una cruda e irónica letra relativa a su torturador, y “Volverá el futuro”, canción en homenaje a Ernesto Zúñiga, combatiente del MIR muerto en enero de 1982, con el cual Mauricio Redolés compartió la prisión en la Cárcel de Valparaíso.

                                       Taku Tricot               y                                     Mauricio Redolés

Inmediatamente después de finalizada la participación artística de Mauricio Redolés y Taku Tricot, se procedió a realizar la ceremonia de descubrimiento e inauguración de la Sexta Enredadera de la Memoria, señalando con ella este Sitio de Memoria que corresponde al  Cuartel Silva Palma, recinto de detención y tortura de la Armada de Chile.

Sobre la Placa ubicada al costado del Memorial se lee:

MEMORIAL CUARTEL SILVA PALMA, RUTA DE LA MEMORIA

¡Hola caminante!, que recorres este cerro, te cuento que: este es el “Cuartel Silva Palma”, que fue lugar de dolor, tortura y prisión, para niñas y niños, mujeres y hombres.

Quienes soñaron por un Chile más justo, con más paz social, fundado en la fraternidad. De las mujeres y los hombres de nuestro Pueblo, Mestizo, Mapuche y de Inmigrantes.

Aquí, en estas dependencias, la Armada de Chile, rompiendo sus juramentos, traicionó a Cochrane, Prat, Condell y al Joven Grumete que dio su vida por una Patria en Libertad.

Deslealtad que perdura hasta hoy, por su acción cobarde y artera en un 11 de septiembre de 1973, y por su silencio indigno para hombres que se dicen “DE HONOR”.

Este es y debe ser un lugar de RECUERDO y COMPROMISO, por tanas y tantos a quienes la Armada de Chile traicionó por defender intereses bastardos de extranjeros y chilenos, cuyo Dios es el dinero y el sistema neoliberal, tanto en ese ayer, como aún en el día de hoy. 

Memorial, dedicado a nuestras compañeras y compañeros Detenidos Desaparecidos y Ejecutados, a los más de 400 mil chilenos, latinoamericanos y extranjeros, a las mujeres, niños, hombres y ancianos golpeados por la represión cívico-militar.

A los que lucharon contra la dictadura y a los que ofrendaron sus vidas, a las y los que no pueden regresar a su tierra, a las nuevas generaciones, a la Memoria de Nuestro Pueblo.

Para que nunca más en Chile…Para que nunca más en nuestra América…Para que nunca más en la historia de la Humanidad…

Por ello: ¡SIN IMPUNIDAD! ¡NUNCA PERDÓN Y OLVIDO!

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 30 de junio 2018