Noticias DDHH

Organizaciones de DD.HH. se manifiestan ante el zarpe de la Esmeralda y solicitan que se transforme en un memorial flotante Destacado

By Guillermo Correa Camiroaga  Junio 10, 2019

Foto: Guillermo Correa Camiroaga

Organizaciones de Derechos Humanos de la V Región, convocados por la Agrupación Amigos del sacerdote Miguel  Woodward, se reunieron la mañana del domingo 9 de junio en el Muelle Prat de Valparaíso, con motivo del zarpe del 64° crucero de instrucción del Buque Escuela Esmeralda, para denunciar las violaciones a los derechos humanos que se cometieron a bordo de este barco, el que fue utilizado después del golpe de Estado de 1973 como un centro de detención y tortura.

En sus intervenciones exigieron que la Armada de Chile termine con el pacto de silencio que permite que hasta el día de hoy sigan impunes crímenes de lesa humanidad. Asimismo agregaron que:“La Esmeralda, ese barco que está allá, debería ser un viajero  de la verdad y la justicia, un centro de memoria flotante que promocione los derechos humanos, que diga que en Chile nunca más se va a encarcelar, se va a torturar, ni se va a asesinar a chilenos y chilenas por pensar distinto. Es barco debería viajar por el mundo diciéndole a todo aquel que suba a él que sentimos vergüenza por lo que sucedió en su interior. “

Con lienzos y pancartas, mientras desde el molo de abrigo zarpaba la Esmeralda, los y las manifestantes congregados en el muelle Prat realizaron un acto de protesta y denuncia, bajo la consigna “La Esmeralda: ni blanca, ni pura, fue centro de tortura”.

Javier Rodríguez, integrante de la Agrupación Amigos de Woodward, al hacer uso de la palabra manifestó:

“Estamos aquí un año más ante el zarpe del Buque Escuela Esmeralda para demostrar nuestra indignación por las atrocidades y violaciones a los derechos humanos que fueron realizadas a bordo de este barco. Mujeres y hombres chilenos fueron torturados arriba de este buque. En su cubierta murió un sacerdote llamado Miguel Woodward, un cura obrero. La Armada ha ocultado todos sus antecedentes, mostrando la cobardía de la Armada que no es capaz de reconocer lo que hizo. Creemos que el Buque Escuela Esmeralda no es una embajadora, ya que para nosotros fue un centro de tortura.”

Por su parte, Gladys Barrios, integrante de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, cuyo hermano, Marcelo Barrios, fue asesinado por un contingente de infantes de marina el año 1989, expresó lo siguiente:

“Nos encontramos aquí nuevamente para gritar fuerte y valientemente que nosotros no olvidamos y tampoco perdonamos. No olvidamos a nuestros familiares, a nuestros amigos, a nuestros padres, no olvidamos a un pueblo que fue encarcelado, un pueblo que fue torturado, que fue hecho desaparecer, un pueblo que fue perseguido sistemáticamente con toda la fuerza, con todo el poder y con todo el odio que este Estado Terrorista arrojó sobre ellos. Nosotros estamos exigiendo verdad, justicia, estamos exigiendo en este momento simbólico, en que el barco tortura Esmeralda zarpa, para pedirle a la Armada que de una vez por todas entregue todos los antecedentes, entregue a los criminales de lesa humanidad. Basta de cobardía. Pensamos que la Armada chilena no tiene honor ni gloria, ya que sigue protegiendo y amparando a asesinos y torturadores”

Otra integrante de las organizaciones de derechos humanos presente en esta actividad, hizo uso de la palabra para denunciar y hacer visible los abusos sexuales  cometidos por funcionarios del Estado en contra de niñas y mujeres, una situación que ha quedado bastante oculta. En parte de su intervención manifestó:

“Soy una mujer de una generación joven aún que no puede vivir tranquila en este país donde la impunidad aún se mantiene. Debemos luchar por justicia, por la memoria viva trasmitiendo a las nuevas generaciones lo que pasó hace pocos años en nuestro país. Los que estamos aquí somos sobrevivientes del horror, aquí no estamos contando historias, estamos contando nuestras experiencias de vida y la de nuestros familiares, estamos contando historias que nos sucedieron, de primera fuente. El barco que en  estos momentos está zarpando es un lugar en donde estuvieron prisioneras personas chilenas, las que fueron torturadas y abusadas sexualmente por funcionarios del Estado chileno. Como mujeres debemos luchar contra cualquier forma de patriarcado violento, más aún cuando viene desde el propio Estado, el que permitió que hombres abusaran de los cuerpos de niñas, de mujeres embarazadas a las que luego les quitaron sus hijas. Nosotras no necesitamos solo de memoriales donde recordemos el horror, necesitamos que se haga justicia, que haya verdad y se termine con la impunidad. Hago un llamado a los uniformados y uniformadas chilenas que hoy están acá para decirles que si quieren sentirse orgullosos y orgullosas del uniforme que llevan, exijan a sus instituciones que entreguen los nombres de los violadores y asesinos que todavía siguen protegiendo con su silencio cómplice.”

Una vez que el Buque Escuela Esmeralda zarpó desde el molo de abrigo, el grupo de manifestantes marchó desde el Muelle Prat hacia la Plaza Sotomayor, pasando por el costado del monumento a los Héroes de Iquique y por el lado de dos ferias presentes en la plaza, donde había un gran número de público, el que se detenía a escuchar las consignas y observar el paso de la marcha.

 La actividad concluyó con un pequeño acto de protesta en el frontis del edificio de la Comandancia de la Primera Zona Naval,  lugar en donde volvieron a expresar lo planteado en el muelle, ante las miradas y oídos atentos de una pareja de marinos que se encontraban de guardia en la puerta del edificio institucional.  

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 9 de junio 2019

https://www.elclarin.cl/life-styles-2/item/249-organizaciones-de-dd-hh-se-manifiestan-ante-el-zarpe-de-la-esmeralda-y-solicitan-que-se-transforme-en-un-memorial-flotante

Juez condena a exuniformados por tortura y asesinato de ciudadano español en Valparaíso en 1977

 El Clarín de Chile  Mayo 30, 2019  

Academia de Guerra Naval

El ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones a los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, Jaime Arancibia Pinto, condenó al exmiembro de la Armada y Carabineros, por su responsabilidad en los delitos de aplicación de tormentos y homicidio calificado del ciudadano español Enrique López Olmedo. Ilícitos perpetrados en noviembre de 1977, en el sector de Playa Ancha de la ciudad.

En el fallo, el ministro Arancibia condenó al capitán de fragata en retiro Alberto Roque del Sagrado Corazón Bobadilla Grillo y al teniente coronel (r) de Carabineros Pedro Luis Alcayaga Zúñiga a las penas efectivas de 12 años y 541 días de presidio, en calidad de autores de los delitos consumados de homicidio calificado y aplicación de tormentos, respectivamente.

En tanto, el retirado capitán de navío Gastón Eugenio Silva Cañas fue condenado a 5 años de presidio, con el beneficio de la libertad vigilada intensiva por igual lapso, como encubridor del homicidio calificado.

En la etapa de investigación de la causa, el ministro en vista logró establecer que: «El día 11 de noviembre de 1977, la víctima, Enrique López Olmedo, de nacionalidad española, es detenido por agente del CIRE de la Armada de Chile, en un operativo (ratonera) realizado en el domicilio de un familiar de éste, ubicado en el sector de Playa Ancha de Valparaíso. En dicho lugar, luego de su detención, Enrique López Olmedo es amarrado a una silla y con la vista vendada es interrogado y torturado por sus captores durante tres horas aproximadamente».

«Después de ello es sacado de la casa y llevado por los agentes del CIRE en dirección desconocida, ya con evidentes signos de maltrato y a continuación, a unas cuadras de la casa, es acribillado por los agentes que habían participado en esa operación, siendo a continuación trasladada la víctima a la Academia de Guerra Naval en donde funcionaba el CIRE, siendo finalmente llevado al Hospital Naval de Valparaíso, llegando fallecido a ese centro hospitalario, determinándose que la causa de su fallecimiento fue por anemia aguda».

Tras un largo proceso, se inaugura memorial en Tejas Verdes: aquí nació la DINA

 Publicado el 28 Mayo 2019

 ESCRITO POR GUILLERMO CORREA CAMIROAGA

La “Enredadera de la Memoria” extendió sus ramas de dignidad en el frontis de la Escuela de Ingenieros Militares de Tejas Verdes, regimiento que para el 11 de septiembre de 1973 estaba al mando del Coronel Manuel Contreras Sepúlveda, quien fue el creador e impulsor de la siniestra Dirección de Inteligencia Nacional (DINA).

Este recinto militar constituye la cuna de este organismo represivo y junto con el Campo de Concentración de Rocas de Santo Domingo, se transformaron en  la escuela de formación de los torturadores y criminales que acometieron horrendas violaciones de los Derechos Humanos en contra de miles de chilenas y chilenos.                           

También fue en la provincia de San Antonio donde se realizaron los primeros “vuelos de la muerte”, arrojando al mar y haciendo desaparecer a los militantes del MIR Ceferino Santis, Gustavo Farías, Florindo Vidal, y al militante Socialista Luis Norambuena .

Los brotes de la Enredadera de la Memoria continúan extendiendo sus ramas en distintos Sitios de Memoria de la V Región, y este Memorial de Tejas Verde-San Antonio es el décimo Sitio de Memoria señalado,  que permite dejar un testimonio histórico del horror que ocurrió en estos lugares durante la dictadura cívico-militar.   

La dignidad de los y las sobrevivientes, la dignidad de las y los luchadores sociales y militantes políticos que fueron ejecutados, asesinados, hechos desaparecer, como asimismo la dignidad y la lucha que continúan desarrollando sobrevivientes, familiares e integrantes de organizaciones de Derechos Humanos para mantener viva la lucha por la Verdad, por la Justicia y el castigo a los culpables y de esta manera impedir la Impunidad, quedó materialmente plasmada con esta obra del artista porteño Leandro Silva, instalada en la plaza que se ubica frente al Regimiento Tejas Verdes.

La Fundación por la Memoria de San Antonio y la Mesa Social de Memoria, Cultura y Derechos Humanos de la V Región, con el apoyo del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, inauguraron este nuevo Memorial en el sector de Tejas Verdes, localidad de Llo-Lleo, comuna de San Antonio,  el día sábado 25 de mayo 2019, con un acto artístico-testimonial que contó con la presencia de sobrevivientes de estos campos de detención, tortura,  muerte y desapariciones; familiares de víctimas de la represión, integrantes de organizaciones de Derechos Humanos, vecinos y vecinas de San Antonio, como también con el Jefe de la sede de Valparaíso del  Instituto Nacional de Derechos Humanos, Fernando Martínez,  Carolina Arce, en representación de la Seremi de las Culturas y las Artes, y la Diputada Camila Rojas, representante del Distrito 7 que incluye la Comuna de San Antonio

Juan Olivares Meza, Periodista, fue el conductor de esta actividad y al dar inicio a la misma expresó:

“Nos reunimos en este lugar con la responsabilidad de recordar, de reflexionar y con nuestra convicción profunda de mantener viva la memoria. Porque finalmente este Memorial que estamos a punto de inaugurar, debe convertirse en un recuerdo imperecedero de la dignidad de las familias, de los cuerpos, de las vidas y de los sueños que en este mismo lugar fueron arrebatados. También ha de ser este espacio una huella latente de las desapariciones, de las muertes y las torturas sistemáticas a las que fueron sometidos y sometidas hombres y mujeres, “cuya culpa” fue creer en una sociedad distinta.

Y precisamente por las razones que aquí invocamos, no podemos pasar por alto que resulta por lo menos paradigmático que mientras instalamos en el frontis de este Regimiento una Placa que recuerda la implementación de la tortura, la muerte y la desaparición de personas, como un mecanismo de represión de la dictadura cívico-militar en este Regimiento, en el Cuartel N°2 de Prisioneros y en el Balneario Popular de Santo Domingo, que estuvieron al mando de Manuel Contreras, condenado a más de 500 años de cárcel por violaciones a los Derechos Humanos, a pocos metros de donde estamos, en el patio y salas de este Cuartel Militar, al igual que en la Academia de Guerra del Ejército, existan cuadros y fotografías homenajeando al criminal.

Terminar con estas dualidades es una tarea pendiente y urgente.

San Antonio, nuestro puerto, es un ícono triste de la represión política y la violación a los Derechos Humanos durante la dictadura cívico-militar. En el lugar donde nos encontramos se constituyó el Triunvirato Experimental de Manuel Contreras, que operó desde el 11 de septiembre de 1973 y se extendió durante los primeros años del régimen de facto. Esa trilogía nefasta estuvo compuesta por el Balneario Popular Rocas de Santo Domingo, convertido en centro de detención, tortura y desaparición, donde recibieron instrucción quienes se  convirtieron en integrantes activos de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA); el Campamento de Prisioneros N°2, ubicado en el actual Cuartel 2 de este Regimiento, donde se mantuvieron recluidos los considerados opositores a la dictadura; y el Casino de Oficiales de esta Escuela de Ingenieros Militares, lugar donde se acreditó la realización de sesiones de interrogación y tortura.”

En representación de la Fundación por la Memoria de San Antonio hizo uso de la palabra Isabel Soiza, quien en parte de su intervención manifestó: “Estamos hoy acá ejerciendo nuestro derecho a la Memoria. Re significando este lugar. Estamos contentos por esto por cierto, pero cabe preguntarse ¿por qué tuvieron que pasar 46 años? Cuarenta y seis años tuvieron que pasar para marcar este sitio como parte de un rito de reparación. Es necesario y urgente que nos hagamos cargo de nuestra responsabilidad ética con la Memoria y los hechos históricos ocurridos en nuestra ciudad (…) Tenemos la utopía de los viejos, la utopía de los jóvenes. Tenemos la fuerza para derrotar la indiferencia. Tenemos la Justicia en el alma y la vida por recordar.”

Posteriormente, a nombre de la Mesa Social de Cultura, Memoria y Derechos humanos de la V Región, la compañera Tehualda Tapia, integrante, además de la Colectiva “Bordadoras por la Memoria”, valoró el trabajo mancomunado que ha permitido ir cumpliendo estas importantes metas en materia de Derechos Humanos y en la recuperación de la Memoria Histórica, resaltando el hecho de que el Balneario Popular de Rocas de Santo Domingo, fue un sitio donde “el gobierno del compañero Salvador Allende cumple con la Medida N°29 de su programa”, que significó entregar una lugar de recreación y felicidad para las familias de obreros, pero, paradojal y siniestramente, nos dice “ese hermoso lugar donde solo cabía el amor, la felicidad y la esperanza, se transforma primero en un centro de adiestramiento para los torturadores más abyectos conocidos en Chile y el mundo, y luego pasa a ser una lugar de detención, tortura y muerte para cientos de compañeros y compañeras.”

La ceremonia continuó desarrollándose en las afueras del Regimiento de Tejas Verdes y a unos cincuenta metros de la Placa de Memoria, a la entrada de la Escuela de Ingenieros,  un grupo de militares realizaba trabajos al interior del recinto y algunos de ellos, cada cierto tiempo, se detenían a escuchar y mirar con curiosidad hacia el lugar donde se estaba realizando la actividad.

El acto continuó con la participación de la Colectiva “Círculo de Mujeres Agua Lunar”, en donde María José, Marcela y Verónica realizaron una emotiva performance a tres voces, leyendo dos textos y el poema “Somos Hijas del Dolor”.

Luego de esta declamación, Carolina Arce, en representación de la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, entregó un saludo reafirmando el compromiso de continuar este proceso de recuperar los sitios de memoria para que estén al servicio de toda la comunidad, agregando: “Las caras de todos quienes están aquí representan el trabajo incansable de recuperar la Memoria. Este proyecto está enmarcado en el principio de Memoria Histórica presente en el Ministerio de Cultura, las Artes y el Patrimonio, y este principio vigente hasta el día de hoy es el de reconocer a la Memoria Histórica como pilar fundamental de la cultura y del patrimonio intangible del país, que se crea, re-crea y proyecta a sí misma como un permanente respeto por los Derechos Humanos, la diversidad, la tolerancia y la democracia”

El testimonio entregado por Ana Becerra, sobreviviente de los campos del horror de San Antonio, emocionó fuertemente a las y los asistentes a esta ceremonia. Transcribo a continuación algunos pasajes de su relato:

 “Yo soy Ana Becerra, tengo 63 años, conozco este lugar desde los 10 años. Solía venir a la piscina que quedaba dentro del regimiento, durante algunos veranos, hasta que a los 17 años, este espacio que era para mí un lugar de entretención, se transforma en un lugar de sufrimiento al ser detenida el 16 de septiembre de 1973 (…) Durante la estadía en el Campo las dinámicas de vida consistían en esperar el llamado para ser sacada a tortura. Esto ocurría a cualquier hora, donde aparecía un militar con una lista y a viva voz iba nombrando a los elegidos. Si te nombraban, te sacaban del Campo hacia el camino entre el Campo y las edificaciones de los militares. En ese momento aparecía una camioneta tipo frigorífico y nos encapuchaban, nos amarraban y nos hacían subir a la camioneta. Ahí comenzaba el viaje  hacia la Escuela de Ingenieros Militares, más precisamente al subterráneo del Casino de Oficiales, lanzándote a unas celdas húmedas, en espera del turno para pasar a la sala de torturas. Las sesiones no tenían duración fija, pero me gustaría aclarar que la violencia que recibimos las mujeres fue siniestra, primero por la violencia sicológica, luego la física y finalmente la violencia sexual, solo por el hecho de ser mujer (…) De esos días mis recuerdo más latente es la noche en que los compañeros del MIR son sacados del Campo de Prisioneros sin saber su destino, solo hasta hoy que sabemos que son parte de los Vuelos de la Muerte(…) en marzo del 75, me vuelven a detener en Peñaflor, me van a buscar a la casa de mis padres y antes de llegar a ningún lado me vendan los ojos con cinta adhesiva, me suben a un auto, me ponen lentes de sol y emprendemos un largo viaje. Al llegar a destino me bajan del vehículo y me doy cuenta que bajo mis pies hay arena y a mí costado escucho el ruido del mar. Me recibe el entonces  Capitán Mario Jara Seguel, quien me recita o lee mi vida política hasta el más mínimo detalle; no olvidemos que Jara Seguel fue la mano derecha de Manuel Contreras (…) Al llegar a las cabañas inmediatamente fui amarrada de pies y manos en la cama de un camarote y con un militar punto fijo a mi lado (…) La vida transcurría entre torturas y amarras (…) Luego de estos 45 días fui trasladada junto a otros prisioneros a Villa Grimaldi, de ahí a 4 Álamos y posteriormente a 3 Álamos, desde donde salgo en libertad, pero con el plazo de 10 días para abandonar el país.

Concluyo hoy diciendo que en estos tres lugares de esta provincia en donde estuve prisionera, que hoy vivo y habito, fue y sigue siendo el “Triunvirato de la Muerte”. Luego de más de 40 años de sucedidos los hechos podemos confirmar que Santo Domingo fue la escuela de formación en tortura de la DINA.”

El desgarrador testimonio entregado por Ana Becerra, constituye un ejercicio de Memoria Viva que permite conocer parte de las atroces violaciones de los Derechos Humanos y crímenes de lesa humanidad cometidos por agentes del Estado al servicio de la dictadura cívico militar encabezada por Augusto Pinochet.

La presentación el grupo musical “Árbol Rojo”, formada por compañeros que siempre han estado presentes en las distintas actividades de Memoria y Derechos Humanos que se han realizado en San Antonio, permitió, de cierta manera, reponerse de las emociones provocadas al escuchar el testimonio anteriormente entregado.

Como parte final de esta ceremonia, mujeres y hombres sobrevivientes del oscuro período dictatorial, se acercaron hasta la Placa de la Enredadera de la Memoria para proceder a destaparla e inaugurarla, depositando claveles en ella, mientras el dúo musical “Cactus Andante” interpretaba algunas canciones como cierre de esta acción viva de Memoria Histórica.

Guillermo Correa Camiroaga, San Antonio 25 de mayo 2019

https://www.elclarin.cl/web/noticias/politica/29068-tras-un-largo-proceso-se-inaugura-memorial-en-tejas-verdes-aqui-nacio-la-dina.html

Juez ordena la detención de miembros en retiro de la Armada por aplicación de torturas a Sergio Vuskovic, exalcalde de Valparaíso

 Publicado el 25 Mayo 2019

 ESCRITO POR EL CLARÍN DE CHILE

SERGIO VUSKOVIC ROJO

El ministro en visita extra ordinaria para causas por violaciones a los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, Jaime Arancibia Pinto, sometió a proceso y ordenó la detención de ocho miembros en retiro de la Armada, por su responsabilidad en los delitos de detención ilegal, secuestro con grave daño y aplicación de tormentos al exalcalde de la ciudad Abraham Sergio Vuskovic Rojo. Ilícitos perpetrados en septiembre de 1973.

En la resolución, el ministro Arancibia encausó a Guillermo Samuel Aldoney Hansen, Eduardo Rigoberto Cruz Johnson, Ricardo Alejandro Riesco Cornejo, Rafael Guillermo Mac Kay Backler, Alejo Esparza Martínez, Guillermo Tomás Morera Hierro y Reginaldo Rebolledo López, en calidad de autores de los delitos de secuestro con grave daño y aplicación de tormentos; y a Juan Enrique Gaete Costabal por la detención ilegal del exalcalde.

En la etapa de investigación de la causa, el ministro en visita logró establecer los siguientes hechos:


«Conforme a los antecedentes pormenorizados precedentemente se ha podido establecer que Abraham Sergio Vuskovic Rojo, fue detenido al mediodía del 11 de septiembre de 1973, en el sector de Cerro Alegre, comuna de Valparaíso, por personal de la Armada de Chile a cargo del teniente Juan Enrique Gaete Costabal, luego de haber sido destituido de hecho como alcalde de esa misma ciudad, cargo que ejerció hasta ese mismo día. Vuskovic Rojo fue trasladado por Gaete Costabal hasta el Buque Escuela Esmeralda, por instrucciones de la Primera Zona Naval, llegando al señalado buque ese mismo día a las 15:30 horas, según consta en la bitácora de éste, y permaneciendo allí hasta el día 19 de septiembre de 1973, para luego ser trasladado al campo de prisioneros de Isla Dawson, región de Magallanes.


En el Buque Escuela Esmeralda, estuvo los primeros 3 días recluido en uno de los camarotes destinados a los oficiales, lugar destinado a los detenidos de alto rango político, y los 6 días restantes en el entrepuente de guardiamarinas, lugar dentro del buque escuela donde mantenían a los demás detenidos políticos. Durante estos nueve días, Vuskovic Rojo fue objeto de constantes interrogatorios y aplicación de tormentos, como golpes de puño y aplicación de electricidad en distintas partes del cuerpo, privación de sueño y simulacros de fusilamientos por un grupo de agentes destinado para ello por el CAJSI PRIZONA, conformado por Ricardo Alejandro Riesco Cornejo, Rafael Mackay Bekler, Alejo Esparza Martínez, Guillermo Tomás Morera Hierro y Reginaldo Rebolledo López, entre otros».

En la resolución, el ministro Arancibia ordenó la detención de los procesados y su ingreso a recintos de la Armada en prisión preventiva.

https://www.elclarin.cl/web/noticias/politica/29052-juez-ordena-la-detencion-de-miembros-en-retiro-de-la-armada-por-aplicacion-de-torturas-a-sergio-vuskovic-exalcalde-de-valparaiso.html

Inauguran memorial en la ex Cárcel de Mujeres El Buen Pastor de Valparaíso

 Publicado el 14 Mayo 2019

 ESCRITO POR GUILLERMO CORREA CAMIROAGA

El proyecto de la Ruta de la Memoria de Valparaíso, iniciado hace dos años, continúa señalando sitios de detención y tortura en la V Región como una acción pedagógica de rescate de la Memoria Histórica, que tiene como objetivo mostrar a las nuevas generaciones y a la ciudadanía en general lo sucedido durante la dictadura cívico militar,  para impedir el manto de olvido que se intenta construir mediante la negación y/o el ocultamiento  de los hechos, lo cual representa una forma más de impunidad.

El pasado 11 de mayo se inauguró la novena Placa de la Enredadera de la Memoria en el N°2614  de la calle Va Buren, lugar en donde funcionó la Cárcel de Mujeres El Buen Pastor y que hoy es ocupado por el depósito y las oficinas administrativas de los tradicionales trolebuses de Valparaíso y por una bodega de alimentos congelados.

Alrededor de unas 150 personas participaron de un acto artístico testimonial en donde se relataron las insalubres y precarias condiciones carcelarias que vivieron decenas de Prisioneras Políticas al interior de este recinto, denunciando además  la complicidad y el maltrato verbal efectuado por parte de las religiosas de la Congregación del Buen Pastor, y resaltando que durante el cautiverio nacieron dos niñas, Laura y Paloma, hijas de Presas Políticas, que permanecieron en prisión junto con sus madres.

Leslie Olivares, quien estuvo detenida en este recinto carcelario, fue una de las conductoras de este acto de reparación y al dar inicio a la ceremonia manifestó que: “Nos reunimos en este lugar para recordar, reflexionar y mantener viva la Memoria. Este Memorial, que en un rato inauguraremos, es recuerdo imperecedero de vidas, dignidades, cuerpos, familias y sueños. También huella latente de desapariciones, muertes y torturas sistemáticas. En la Ex Cárcel de Mujeres Buen Pastor de Valparaíso se registraron detenciones entre los años 1973 y 1988. La mayor cantidad de prisioneras se concentró el año 1974. Durante el resto del período comprendido entre 1975 y 1977 disminuyeron, pero aumentaron en la década del 80.”

Por su parte, Danilo Ahumada, el otro conductor de este evento, agregó lo siguiente: “Hoy nos convoca el Colectivo de Ex Presas Políticas del Buen Pastor de Valparaíso y la Mesa de Memoria, Cultura y Derechos Humanos, quiénes a través de un convenio de colaboración y transferencia financiado por la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la Región de Valparaíso, han impulsado la Ruta de la Memoria, inaugurando en distintos territorios de la Región de Valparaíso la escultura “Enredadera de la Memoria”, del artista local Leandro Silva.

Esta acción de visualización comenzó hace dos años cuando se instaló la misma obra en el frontis del ex Liceo N°2 de Avenida Brasil, hoy Matilde Brandau de Ross; continuó con el reconocimiento en Isla Riesco, en Colliguay; Las Coimas, en San Felipe; Parque Cultural de Valparaíso-Ex Cárcel Pública; Playa La Ballena, Comuna de La Ligua, donde recordamos la memoria de la compañera Marta Ugarte; ex Cuartel Silva Palma, ubicado a los pies de Playa Ancha; Melinka-Puchuncaví; y recientemente, la Base Aeronaval de El Belloto.”

Luego de esta introducción hizo uso de la palabra Alicia Zúñiga, integrante del Colectivo de ex Presas Políticas de El Buen Pastor, organización que participa en la Mesa Regional de Cultura, Memoria y Derechos Humanos, para, entre otras cosas, expresar lo siguiente:

“Este es un momento muy importante para todas nosotras, quienes estuvimos aquí en este lugar que está a mis espaldas, en lo que fue la antigua Cárcel del Buen Pastor de Valparaíso. Indudablemente, en tiempos en que se niega todo, en tiempos en que se quiere borrar la historia de nuestro país, que se trastocan absolutamente los valores y los principios que hicieron que hombres y mujeres tuvieran que pasar por las cárceles, por los campos de concentración, que fueran muertos, asesinados, hechos desaparecer, en estos tiempos que vivimos, es muy importante que nosotros podamos recuperar la Memoria, nuestra identidad como pueblo(…) Lograr que se reconozcan, en forma simbólica, aquellos lugares que fueron centros de detención y tortura, aquellos lugares en que fueron asesinados hombres y mujeres en nuestro país, que  sean señalados para que las nuevas generaciones conozcan verdaderamente la historia. Este esfuerzo es el que hoy se cristaliza con esta Placa, con esta Enredadera de la Memoria, que es la Memoria fragmentada, dispersa, que nosotros no nos cansamos por lograr unir.”

En esta Actividad de Memoria estuvieron presentes  diferentes Organizaciones de Derechos Humanos provenientes de San Felipe, Quillota, Quilpué, Viña del Mar, Valparaíso, como asimismo autoridades regionales y representantes de organizaciones sociales y populares. A nombre de la Alcaldía Ciudadana intervino la Encargada de Patrimonio de la Municipalidad de Valparaíso, María José Larrondo, para entregar un reconocimiento a la labor desarrollada en el rescate de la Memoria Histórica y un saludo a nombre del Acalde Jorge Sharp. “Este proceso de contar la historia hace referencia la  palabra resiliencia, que es una palabra muy bonita y que se refiere a salir de este dolor haciéndolo todos juntos, porque este es un dolor que quebró al país, no es un dolor de cada una por separado”, manifestó.

Después de estas intervenciones, la comprometida cantora porteña Bernardita González, junto al guitarrista Orlando Silva, deleitó y emocionó a las y los asistentes con su melódica voz cargada de sentimientos, comenzando su presentación con la hermosa canción de María Elena Walsh “La Cigarra”, que inicia con las palabras “Tantas veces me mataron/Tantas veces me morí/Sin embargo estoy aquí resucitando…”

La actividad continuó con un saludo entregado por Francia Jamett, encargada de la Unidad de Memoria y Derechos Humanos de la Subsecretaría de las Culturas y las Artes, quien en parte de sus palabras se refirió a la prisión política y género, remarcando que “Lamentablemente las cárceles y lugares en donde estuvieron detenidas mujeres y niñas han sido invisibilizadas por la historia de la Prisión Política en Chile. Han sido las propias mujeres, las Ex Menores, que se han agrupado, congregado, como acá, para darle visibilidad.”

Las numerosas mujeres que estuvieron detenidas en la Cárcel el Buen Pastor de Valparaíso llegaron allí después de haber estado secuestradas y torturadas en otros lugares de la V Región, especialmente el Cuartel Silva Palma y la Academia de Guerra, en donde muchas de ellas sufrieron, además, brutales vejámenes sexuales.

Patricia Pulgar, sobreviviente de estos recintos y ex Prisionera Política del Buen Pastor, en el testimonio entregado durante la realización de este acto manifestó:

“La Cárcel de mujeres el Buen Pastor fue administrada por la Congregación del mismo nombre. Allí se recluyeron mujeres por razones de orden político durante la dictadura cívico militar, luego de haber pasado por distintos centros de tortura de las Fuerzas Armadas y de Orden, como el Cuartel Silva Palma, Academia de Guerra Naval y barcos como el Lebu y La Esmeralda.

Este era un lugar de total insalubridad. Ocupábamos unos cuartos  que servían de dormitorio, tanto para las presas comunes como para nosotras las presas políticas, con un nivel de hacinamiento mayor,  ya que en la pieza asignada a nosotras había 10 literas por lado más una litera en el pasillo y dos cunas, una para Paloma y otra para Laura, hijas de nuestras compañeras que nacieron estando sus madres presas(…) Las monjas pasaban sus rondas haciendo comentarios, como “por meterse en cosas indebidas están aquí”, o cuando una estaba leyendo decían “aprendan a tejer mejor en lugar de estar leyendo leseras  que le envenenan la mente”(…) El lugar, con dos baños asquerosos para nosotras que llegamos a ser 40 o más, contribuía a que apareciera sarna, piojos e infecciones varias. Una ducha con agua helada de la cual casi no salía agua; una cocina que de higiene no tenía nada, y el famoso patio de luz, inhóspito, lúgubre, helado, con su piso de cemento sucio(…) En este lugar desastroso vivimos en una época en que nuestras vidas fueron truncadas por la dictadura, en donde pasamos penas, dolores y frustraciones cuyas consecuencias emocionales se manifiestan  en diferentes momentos de la vida hasta el día de hoy, y también donde hicimos amistades que perduran hasta hoy, donde entendimos que nuestro sueño de luchar por un mundo mejor no estaba errado. Por lo mismo, también supimos sobreponernos a las condiciones adversas que se nos imponían y realizamos actividades culturales y creativas, que buscaban desarrollar la solidaridad y la resistencia. Conocimos el mundo de las presas comunes, lleno de injusticias y vejaciones, y tuvimos que aprender a convivir con ellas y compartir, en aquel sórdido espacio (…) Porque creemos firmemente que la historia la escribimos todas y todos,  hoy perpetuamos este lugar como Sitio de Memoria de un pasaje oscuro y aberrante de nuestro país.”

Mientras Patricia Pulgar entregaba su testimonio, una banda de guerra de un colegio que volvía del desfile del mes de mayo, resonó fuerte en las calles aledañas a donde se estaba realizando el acto, transformándose en un simbólico eco, que como expresó Leslie al continuar conduciendo la actividad “cuesta olvidar esos sonidos que están instalados en nuestra dolorosa memoria.”

La participación del cantautor Rodrigo Sepúlveda, estudiante de Música de la Universidad de Playa Ancha y oriundo de la localidad de Graneros, diluyó e hizo olvidar los desagradables sonidos marciales de la banda estudiantil, interpretando canciones de Silvio Rodríguez.

La ceremonia concluye con la inauguración formal de este Sitio de Memoria por parte de un grupo de ex Prisioneras Políticas de la Cárcel del Buen Pastor de Valparaíso, quienes se dirigieron hasta el Memorial ubicado sobre la vereda, portando flores en sus manos, para proceder a destapar la Placa de la Enredadera de la Memoria y luego depositar claveles rojos sobre la misma.

Este Memorial  ,como manifestó Leslie Olivares, es ”una contribución a la lucha por la Verdad, la Justicia y el rescate de la Memoria en nuestra ciudad,  que permitirá relevar la violencia de género en su expresión política y, de esta manera, educar a las nuevas generaciones  en los valores que otorga una cultura basada en el respeto a los Derechos Humanos.”

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 12 de mayo 2019

http://www.elclarin.cl/web/noticias/cronica/28971-inauguran-memorial-en-la-ex-carcel-de-mujeres-el-buen-pastor-de-valparaiso.html

Inauguración de memorial en Base Aeronaval El Belloto

 Publicado el 06 Abril 2019

 ESCRITO POR GUILLERMO CORREA CAMIROAGA

“En el círculo de la vida somos presente, porque somos pasado y somos futuro. No es posible escindirlo. No es posible el olvido. Olvidarse es perder la memoria del futuro.”

( Elicura Chihuailaf, poeta mapuche)

Un nuevo recinto de la Armada de Chille, que funcionó como centro de detención, tortura y muerte, fue señalado como Sitio de Memoria al instalarse un Memorial en el lugar en donde funcionó la Base Aeronaval El Belloto en la Comuna de Quilpué. Hasta el momento son ocho las Placas de la “Enredadera de la Memoria” que han sido instaladas en distintos lugares de la región de Valparaíso y que forman parte de la Ruta de la Memoria que continuará su construcción, mediante la instalación de otros Memoriales.

Este Proyecto, que busca hacer visible ante la ciudadanía los recintos que fueron utilizados por los uniformados para detener y violentar a miles de chilenos y chilenas, así como también los lugares en donde fueron asesinados numerosos compañeros y compañeras, se inició hace dos años con la instalación de la primera Placa de la Enredadera de la Memoria en el frontis del Liceo N°2 de Niñas de Valparaíso, agregándose posteriormente los Memoriales de Colliguay, Puchuncaví, Playa La Ballena, Sector Las Coimas, Cuartel Silva Palma, Ex Cárcel de Valparaíso y el sábado 30 de marzo El Memorial en El Belloto.

El extenso paño de terreno en donde funcionó la base aeronaval El Belloto fue desmantelado, destruido y vendido a empresas inmobiliarias, quienes construyeron poblaciones y centros comerciales en dicho espacio, que hoy se denomina como Belloto 2000, permaneciendo como único vestigio parte de la pista de aterrizaje, transformada hoy en la Avenida Centenario.                                 

Precisamente, en una pequeña explanada ubicada en la parte alta de esta calle fue el lugar en donde se instaló la Enredadera  de la Memoria.

Alrededor de doscientas personas participaron de la ceremonia de inauguración, entre las cuales se encontraban numerosos ex prisioneros y prisioneras políticas, integrantes de organizaciones de derechos humanos y sociales, familiares de asesinados durante la dictadura, como asimismo vecinos y vecinas del sector.

Danilo Ahumada, conductor del acto, al dar inicio a esta actividad manifestó:

“Nos reunimos en este lugar para recordar, reflexionar y mantener viva la memoria. Este Memorial, que dentro de un rato inauguraremos, es recuerdo imperecedero de vidas, cuerpos, dignidades, familias y sueños. También huella latente de desapariciones, muertes y tortura. La Base aeronaval de “El Belloto” comenzó a operar como campo de presos políticos durante la dictadura, el mismo 11 de septiembre de 1973. Por este campo de detención pasaron casi todos los detenidos de la región de Valparaíso, la mayoría de los cuales sufrieron torturas, violaciones y simulacros de fusilamiento. Inmediatamente después de su detención a los presos políticos se les vendaba los ojos, eran amarrados y golpeados. Una vez en el recinto eran recibidos con golpizas y apaleos. Algunos detenidos debían permanecer en un patio, a la intemperie, en una trinchera rodead de piedras y otros, en un hangar abierto, al lado de la cancha de aterrizaje. Algunos fueron obligados a permanecer tendidos en el suelo, con las manos en la nuca o en la cintura, inmóviles, privados de comida, agua, abrigo y sueño. Hoy nos convoca la Agrupación de Beneficiarios de la Ley de Reparación Política PRAIS-Quilpué y la Mesa de Memoria, Cultura y Derechos Humanos, quien a través de un convenio de colaboración y transferencia financiado por la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la Región de Valparaíso ha impulsado la Ruta de la Memoria, inaugurando en distintos territorios de la Región la “Enredadera de la Memoria”, del artista local Leandro Silva.“



Este recinto de la Armada en la V región se puede considerar, además de ser un campo de detención y tortura, como un sitio de exterminio, ya que en este lugar fue asesinado Jaime Aldoney, quien fue Regidor e Interventor de la Compañía de Cervecerías Unidas durante el gobierno de la Unidad Popular, cuyo cuerpo fue posteriormente hecho desaparecer, siendo uno más de los miles de Detenidos Desaparecidos. También en este lugar fue asesinado Ramón Navia Martínez, Dirigente de la Construcción, quien fue sometido a brutales torturas. Otro caso relacionado con la Base aeronaval El Belloto es el del estudiante de nacionalidad dominicana Juan Blanco Castillo, de 25 años de edad quien fue detenido el 14 de octubre de 1973 y trasladado hasta la base aeronaval, apareciendo seis meses después muerto el sector de Colliguay. El cuerpo de este ciudadano dominicano no fue entregado a sus familiares y desde ese entonces se desconoce el paradero del mismo, transformándose en otro Detenido Desaparecido.

Durante el transcurso del acto Lucía Saavedra, a nombre de la Agrupación de Beneficiarios de  Leyes de Reparación Política PRAIS-Quilpué, manifestó, en parte de su intervención: “Los espacios que formaban la Base Aeronaval de El Belloto desaparecieron aceleradamente, de un de repente. Luego nos dimos cuenta que con la misma celeridad estábamos desapareciendo nosotros. Conversamos con la gente de la Comuna y nos dimos cuenta que las nuevas generaciones desgraciadamente no sabían nada de lo que había sucedido en este espacio y en nuestro país, por lo tanto comenzamos a buscar todos los vestigios que pudieran haber de la Base Aeronaval de El Belloto. Las nuevas generaciones desgraciadamente no saben ni han tenido las clases de historia, o que la historia realmente cuente lo que aquí ha sucedido. Pero aquí estamos nosotros, viejos y todo, pero aquí estamos para declarar la verdad. Las palabras del poete mapuche Elicura Chihuailaf, que encabezan esta crónica, fueron leídas por Lucía Saavedra al final de su intervención.

También estuvieron presentes e hicieron uso de la palabra Paula Espinoza, en representación de la Municipalidad de Quilpué y Carolina Arce, en representación de la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la región de Valparaíso, quienes entregaron un saludo, reconocimiento y respaldo a esta iniciativa de rescatar de la Memoria Histórica, resaltando el valor que tiene en cuanto a la promoción de los Derechos Humanos y la búsqueda de la verdad, que son pilares fundamentales, junto con la aplicación de justicia, en la lucha contra la impunidad.

Por otro lado, Alfonso Godoy, quien estuvo detenido en la Base aeronaval El Belloto, entregó  su testimonio, donde relató:

“ (…) De un momento a otro, a partir del 11 de septiembre, este fue un centro de odio, de persecución, de tortura, de barbarie, de menoscabar la esencia del ser humano. Aquí no solo se torturó físicamente, aquí se castigó, como en otros lados, nuestra psiquis, quisieron exterminar no solo al ser humano, sino que también lo que representábamos, nuestro pensamiento. Por contar algunas cosas. Un día en una sala determinada al otro día llegó un compañero detenido de la construcción, lo golpearon tanto, que murió, me acuerdo de su apellido, compañero Navia, dirigente de la construcción. Había otro compañero, de raza negra, un estudiante dominicano que lo acusaban de ser cubano. Le enrollaron, perdonen la crudeza, le enrollaron papeles de diario en la cintura y lo quemaron. Luego apareció muerto. Hay un juicio, donde soy testigo, este compañero  era de apellido Blanco.

(…) Ridículamente, para castigarnos, nos obligaban a hacer nuestras necesidades fisiológicas en un busto del Che Guevara que lo sacaron de una plaza vecina. ¿Qué ocurría con nosotros mientras tanto? Nos cuidábamos entre nosotros, no importaba de qué línea política eras, éramos seres humanos, nos trasmitíamos la esperanza de vivir, la esperanza de algún día salir.

 (…) Fueron momentos súper duros, muy violentos, pero sin la ayuda que nos brindábamos nosotros sin preguntar de qué lado eras, fue crucial para que nos mantuviéramos, a lo menos, físicamente un poco más sanos, porque nadie pudo entender después cuál era el daño psicológico que sufrían nuestras familias y que sufríamos nosotros.

Éramos unos tipos jóvenes y ¿por qué nos tenían presos?, y esto vale la pena entenderlo, porque nos habíamos sumado al gran sueño de una patria mejor y por construir un país socialista, seguir el sueño de Salvador Allende, nuestro mártir eterno.

 (…) Hoy día quisiera tener la elocuencia de representar lo que vivimos y lo que aprendimos aquellos que estuvimos presos, quisiera hacer un homenaje para aquellos que cayeron, que fueron asesinados, nadie murió, todos fueron asesinados por manos perversas que conocieron el odio y que nunca pudieron entender que no solo éramos seres humanos, sino que éramos chilenos sanos, que éramos capaces y queríamos sumarnos a la construcción de un país donde no hubiera tanta pobreza y donde la distribución de la riqueza fuese más justa…”

Entremedio y al final de las distintas intervenciones, el cantautor Rodrigo Sepúlveda, estudiante de Pedagogía en Educación Musical de la Universidad de Playa Ancha, interpretó, acompañado de su guitarra, diversos temas musicales.

Como parte final de esta emotiva ceremonia se procedió a la inauguración del octavo Memorial de la Ruta de la Memoria de la V Región.  

La Enredadera de la Memoria quedó instalada donde un día funcionó la Base Aeronaval El Belloto, constituyéndose en un silencioso grito de denuncia de las atrocidades cometidas por personal de la Armada de Chile en dicho recinto.

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 5 abril 2019

https://www.elclarin.cl/web/noticias/politica/28719-inauguracion-de-memorial-en-base-aeronaval-el-belloto.html