LA TORTURA

«La piedra en el agua»: documental revela a la tortura como una práctica habitual en Chile

por Marco Fajardo 19 febrero, 2020

El documental, del realizador Gabriel Huracán, fue estrenado poco antes del estallido del 18 de octubre y adquiere renovada actualidad a la luz de los abusos policiales de los últimos tiempos. «Ha existido desde siempre en nuestro país y, así como había antes de la dictadura, persiste también en nuestros días», subraya el director, para quien en las entidades responsables, como Carabineros, PDI y Gendarmería, «existe una educación en el trato de personas detenidas».

Fue estrenado poco antes del estallido, pero es de gran actualidad en vista de los abusos policiales denunciados tras el 18 de octubre de 2019. La piedra en el agua, de Gabriel Huracán, revela que la tortura ha sido una práctica habitual y sistemática en Chile, que continuó tras la democracia.

La obra es parte de un trabajo de investigación que realiza actualmente el académico José Santos de la Universidad de Santiago, que antes dio origen a otro documental, Lugares desaparecidos, de Iván Iturriaga, sobre los lugares de exterminio de la dictadura, así como al libro Lugares espectrales.

«Tal como se deja claro en el documental, el tema de la tortura tiene una vigencia y una actualidad evidentes en el Chile de hoy», señaló Santos en una entrevista realizada con este medio en septiembre.

«Esto no solo se ha puesto en evidencia con los informes de especialistas que alertan al respecto, sino que también con las declaraciones de los organismos de Derechos Humanos que advierten que la tortura se sigue practicando en nuestro país. Tenemos múltiples denuncias todos los días en tribunales y eso es solo considerando los casos en que se llega a denunciar», recalcó.

Chile modificó su Código Penal para tipificar el delito de tortura recién en noviembre del año 2016, un cuarto de siglo tras el fin de la dictadura. Según un informe de un organismo de Derechos Humanos, la Casa Memoria José Domingo Cañas, hay un caso de tortura cada seis horas, y solo el 2% de los casos investigados concluye favorablemente para la víctima.

Tema no erradicado

Piedra en el agua: Tortura en Chile es un cortometraje documental que, mediante entrevistas a expertas y expertos sobre el tema, busca preguntarse cómo definir el fenómeno de la tortura y sus límites.

«Esta búsqueda nos hace notar que la tortura en Chile trasciende a la dictadura militar y nos ha acompañado en toda nuestra historia hasta hoy. Es un mecanismo que como sociedad no hemos podido erradicar del todo y ha formado nuestra identidad por medio de su pedagogía del dolor y el miedo», destacan sus realizadores.

Su título alude a que la tortura es como lanzar una piedra al agua y no saber qué tan profundo cae la ni que tan lejos llegan las ondas que produce. Realizado con el apoyo de distintas entidades de DDHH, el documental busca aportar a una mirada crítica de la cotidianidad chilena de la posdictadura.

Preguntas abiertas

Su director explica que el objetivo del documental fue abrir el concepto de tortura para poder entenderlo más allá de la dictadura, «comprender que ha existido desde siempre en nuestro país y, así como había antes de la dictadura, persiste también en nuestros días».

Uno de los testimonios que recoge el filme es de una víctima reciente, en democracia, que presenta su caso de forma anónima, junto a otros entrevistados que son activistas de la defensa de los Derechos Humanos, como Juana Aguilera (Comisión Ética contra la Tortura) y Marta Cisternas (Casa Memoria José Domingo Cañas), además del propio académico Santos.

¿En qué medida las acciones que hacemos están marcadas por un trauma colectivo como la tortura? ¿Acaso la naturalización de la violencia o el miedo a cambios sociales son algunos de esos efectos? Estas son algunas de las preguntas que plantea el documental.

Un caso cada seis horas

Según el informe «Impunidad, Derecho a la Protesta, Violencia Policial, Pueblos Indígenas y Políticas de Memoria» (2018) de la Casa Memoria, existe un promedio de 1.530 casos de torturas, tratos crueles, inhumanos o degradantes denunciados al año por responsabilidad de Carabineros, PDI y Gendarmería, de los cuales más del 99% queda en la impunidad. Es decir, un caso de tortura cada seis horas.

En este informe, las víctimas suelen ser mayormente las comunidades mapuches y el movimiento secundario.

En cuanto a los primeros, las torturas incluyen «desnudez forzada, amenaza de muerte con armas blancas y armas de fuego, amenaza de muerte a parientes cercanos, amago de quemar ‘a lo bonzo’, posiciones forzadas por periodos prolongados, amenaza y simulación de violación, amordazamiento, cautiverio en celda con excremento, cautiverio en celda sin cobijas, traslado de detenidos boca abajo sobre superficies con excremento animal, golpes de puños y golpes de pies estando las personas tendidas y amarradas en el suelo», entre otras.

En cuanto a los estudiantes, «niños, niñas y adolescentes (de 12 a 17 años) denuncian diversas formas de violencia sexual, así como desnudez forzada, golpes en genitales, ahorcamiento, asfixia con bolsas plásticas, amenazas de muerte, posiciones forzadas y trato vejatorio y denigrante, entre otros».

El informe también constata que la fuerza policial ingresa a colegios y liceos, aduciendo flagrancia, cometiendo múltiples vulneraciones de derechos con niños y niñas al interior de los establecimientos.

«En el último año, bajo la nueva ley que tipifica la tortura, se presentaron 1.940 denuncias en el Poder Judicial, de ellas, solo 26 casos (2%) tuvieron alguna salida judicial favorable a la víctima», agrega el informe.

Víctimas y victimarios

Santos destaca que las víctimas de la tortura hoy son sujetos pertenecientes a colectivos marginales o no hegemónicos: mujeres, indígenas (mapuches), quienes pertenecen a grupos sexualmente diversos, jóvenes, etc.

«La tortura se aplica preferentemente en nuestro país contra aquellos que son más vulnerables. Esto la transforma en una práctica doblemente repugnante: se trata de un grosero abuso de poder», enfatiza.

En cuanto a los victimarios son, en nuestro país, aquello que tienen el poder y abusan de él, agrega el académico.

«Quienes ejercen la tortura son, como lo ha sido siempre en Chile, los organismos del Estado. Como se ha mostrado insistentemente en los informes, son hoy las policías las que torturan sistemáticamente en nuestro país», advierte.

«En estas ramas existe una educación en el trato de personas detenidas», complementa Huracán, quien incluye entre los victimarios a los agentes que «hacen vista gorda y que permiten que se perpetúe».

«Más allá de eso creo que cualquier persona puede convertirse en un torturador si es entrenado para ello. No se debiera hablar de los torturadores como monstruos, sino como personas que quisieron educarse en el tema, que banalizan la tortura. Pensarlo así lo hace más real y más peligroso», indica.

Avances

Él rescata que se haya tipificado la tortura como delito, así como un avance en las tecnologías que permiten descubrir quién cometió un crimen, versus el método de confesión de épocas anteriores. También que el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) realice clases a las diferente ramas de las Fuerzas Armadas para prevenir el uso de tortura.

«Pero, sin duda, creo que para terminar con la tortura se tiene que partir por hablar de ella. Manuel Guerrero, en el lanzamiento del documental, planteaba esto: que luego de la dictadura mucha gente no quiso testificar sus casos de torturas porque pensaban que no eran tan graves en comparación con la persona de al lado que estuvo en la parrilla», dice.

«Creo que al ampliar el concepto y abordarlo como una acción transversal en la historia podemos comprender que siempre ha existido y que no desapareció de la nada en 1990. Al hablarlo se puede denunciar, exigir justicia y reeducarnos», señala.

Para Santos no es un asunto de fácil solución, pues se trata de una práctica profundamente arraigada en nuestra sociedad.

«Hay estudios que sitúan la tortura ya en tiempos de la Colonia y, como se ha dicho, continúa sin interrupción hasta hoy. Es por ello que no se trata de un problema que simplemente se solucione tomando algunas medidas. Habría que trabajar sistemática y profundamente en varios niveles para lograr algunos avances en esta materia: nivel político, nivel cultural, nivel educacional, nivel profesional», concluye.

Señor Presidente , ministros, generales y cardenales de mi país

Manuel Ramos Martínez 10. Februar um 23:53

Señor presidente , ministros, generales y cardenales de mi país

en nombre de los trabajadores del campo y la ciudad
os pido:

¡dejad de ser violentos!
o acaso no es violencia
infectar a nuestra madre tierra
engordando el tributo del erario

mientras sus soldados iracundos
disparan sin piedad
ráfagas de fuego

Acaso no es un crimen
truncar la infancia de miles
asesinar sueños:

Acaso no es un crimen
pagarle una miseria a los trabajadores del campo y la ciudad.

a los jubilados que nos le permite comprar sus medicinas
salvar sus vidas

Acaso no es violencia una educación y, una salud clasista
.
Acaso no es ser agresivo privatizar , vender el agua, el mar
y todas nuestras riquezas

Acaso no es violencia, la diferencia abismal de sueldo entre ustedes y los trabajadores del campo y la ciudad

Acaso no es violencia utilizar los carabineros y fuerzas armadas para reprimir las manifestaciones por los derechos a mejor vida; como si ellos no fueran ciudadanos.

acaso no es un crimen
declarar la guerra y adueñarse de nuestra geografía

Señor presidente ministros generales y cardenales
vuestro gobierno y su política han parido la pobreza y sus secuelas

Señor Presidente Ministros generales y cardenales
en nombre de los pobres del campo y la ciudad
os pido ¡¡ DEJAD DE SER VIOLENTOS; DEJAD DE SER AGRESIVOS, DEJAD DE SER CRIMINALES!!

Ustedes deben reflexionar y entender que ustedes han parido
JUSTAS REBELIONES

Pintura y poesías de Manuel Ramos Martínez

NOTICIAS DEL PODER JUDICIAL

MINISTRO MARIO GÓMEZ MONTOYA PROCESA A OFICIAL (R) DE LA ARMADA POR SECUESTROS Y APLICACIÓN DE TORMENTOS

11/02/2020

MINISTRO MARIO GÓMEZ MONTOYA PROCESA A OFICIAL (R) DE LA ARMADA POR SECUESTROS Y APLICACIÓN DE TORMENTOS

El ministro en visita extraordinaria (s) para causas por violaciones a los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, Mario Gómez Montoya, sometió a proceso al contralmirante en retiro de la Armada Erwin Hugo Andrés Conn Tesche, por su responsabilidad en dos delitos de secuestro y aplicación de tormentos. Ilícitos perpetrados en diciembre de 1973, en la ciudad puerto.

En la primera resolución (causa rol 970-2007), el ministro Gómez Montoya encausó al exoficial de la Armada como autor mediato de los delitos de secuestro calificado y aplicación de tormentos al profesor universitario Félix Francisco Figueras Ubach. 

En esta etapa procesal, el ministro en visita estableció los siguientes hechos:

«(…) a partir del 11 de septiembre de 1973, personal de las Fuerzas Armadas, de Carabineros y de la Policía de Investigaciones conformaron grupos operativos encargados de perseguir a las personas contrarias al régimen militar imperante en la época, contando para ello con recursos materiales y humanos, lugares de detención, vehículos, armas, entre otros, dentro de organizaciones jerarquizadas y de mando, dedicadas a las actividades que permitieron la ocurrencia de los delitos que se han denunciado precedentemente.

La autoridad encargada de la Seguridad Interior, CAJSI (Comandancia de Área Jurisdiccional de Seguridad Interior), crea su propio Servicio de inteligencia, denominado con la sigla SICAJSI, el que ya se encontraba en funcionamiento en época en que ocurren los hechos. Este organismo estructurado, jerarquizado, y con reglas de funcionamiento definidas por la autoridad central, tenía como misión cumplir las órdenes que emanaban del CAJSI relacionadas con la Seguridad interior, dirigidas a la eliminación, investigación y paralización de cualquier acción delictual contra la seguridad del Estado.

Para el cumplimiento de estas directrices, la jefatura del SICAJSI emitía órdenes de investigar, allanar y detener, las que eran llevadas a efecto por personal que integraba los Comandos de Operaciones Contrainsurgencia (COC), que correspondía a funcionarios de distintas ramas de las Fuerzas Armadas, de Carabineros de Chile y funcionarios de la Policía de Investigaciones, quienes dependían jerárquicamente del Jefe del Departamento de Operaciones del mismo organismo, el que a su vez rendía cuenta directa de los resultados de las operaciones al Jefe del SICAJSI, que a la época en que ocurrieron los hechos correspondía al Capitán de Navío Sergio Barra Von Kretschmann, actualmente fallecido.

A este respecto, ha quedado establecido que el Jefe del SICAJSI contaba con Jefes de Servicio, Oficiales alumnos del Curso de Estado Mayor, quienes supervisaban y daban las órdenes necesarias para el funcionamiento del Servicio, al actuar como subrogantes del Jefe del SICAJSI cuando éste no se encontraba en funciones, teniendo facultades incluso para firmar órdenes de detención y de investigar, y para determinar el destino de los detenidos.

Estas órdenes eran ejecutadas al margen de la legalidad, para justificar o sustentar la comisión de ilícitos, como detenciones ilegales, allanamientos de morada, aplicación de rigor innecesario, privaciones de libertad de personas por largos periodos de tiempo en lugares no autorizados, y la aplicación de tormentos físicos y psicológicos.

Que, en dicho contexto, conforme a los antecedentes pormenorizados precedentemente, se ha podido establecer que el día 11 de diciembre de 1973, en horas de la noche, Félix Francisco Figueras Ubach, de nacionalidad chilena y padres españoles, quien se desempeñaba como profesor adjunto en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile en esta ciudad, es secuestrado desde el interior de su domicilio particular en Viña del Mar, ante la presencia de sus padres, por efectivos militares del Regimiento Coraceros de esa misma ciudad, quienes lo conducen al mismo recinto. El día 13 de diciembre de 1973, sus familiares recibieron la noticia que había sido trasladado a la Academia de Guerra Naval, ubicada el cerro Playa Ancha de Valparaíso, lugar donde les fue negada su presencia, por lo que desde ese momento comenzaron su búsqueda por diversos lugares de la ciudad, no logrando dar con su paradero. Pasados unos días, la familia se informó que un médico amigo pudo reconocer el cadáver de Félix Figueras Ubach en el Hospital Naval de Playa Ancha.

También se encuentra establecido que, luego de estar secuestrado en el recinto de la Academia de Guerra Naval de Valparaíso, en donde debió permanecer encerrado junto a otros detenidos, fue sometido a diversos interrogatorios con aplicación de tormentos en una sala habilitada para ello, ubicada en el cuarto piso del edificio, por el grupo de Infantes de Marina que estaba designado para cumplir el rol de interrogador. Los tormentos recibidos durante el interrogatorio fueron de tal magnitud, que tanto la víctima como los demás detenidos que eran sometidos a ellos, salían en muy malas condiciones físicas, incluso, algunos debían ser sacados en frazadas por no poder salir por sus propios medios. Es el caso que, Félix Figueras Ubach, luego de terminar un interrogatorio, fue conducido al baño del mismo piso para asearse y reponerse del maltrato, junto con otros detenidos, lugar desde donde se lanza la vacío por una ventana sin protecciones que estaba al interior de éste y que daba al frontis del recinto naval, para caer en el sector en donde se estacionaban los vehículos, lo que resulta en la muerte de la víctima de autos».

Violación de detenida

En la segunda resolución, el ministro Gómez Montoya atribuye responsabilidad a Conn Tesche en los delitos de secuestro y apremios ilegítimos en contra de S.P.V., causa en la cual se resguarda la identidad de la víctima.

Respecto de este caso, se logró acreditar que «(…) S.P.V. es detenida en el mes de diciembre de 1973 por Carabineros de la Tenencia de Carreteras de Valparaíso, en circunstancias en que ella junto a su primo y unos amigos se dirigían a la localidad de Tunquén. Lo anterior ocurre en la garita de Control carretero ubicada en el sector de Peñuelas, luego son trasladados a la Tenencia de Carreteras de Valparaíso, permaneciendo allí un par de horas. Y de ese lugar, son llevados por funcionarios de la misma unidad policial a la Academia de Guerra Naval de Valparaíso, todo ello en el marco de la investigación que efectuaba el CAJSI de Valparaíso en relación a su primo».

«En ese lugar permanece detenida por un día, siendo sometida a interrogatorio en el Cuartel Silva Palma por personal que cumplía las funciones de interrogar a los detenidos que permanecían en ese cuartel privados de libertad. En este interrogatorio, tres de ellos procedieron a efectuar tocaciones deshonestas en contra de la víctima, para posteriormente ser violada por los mismos».

Ver resolución causa rol 970-2007 (PDF)

https://www.pjud.cl/noticias-del-poder-judicial/-/asset_publisher/kV6Vdm3zNEWt/content/ministro-mario-gomez-montoya-procesa-a-oficial-r-de-la-armada-por-secuestros-y-aplicacion-de-tormentos?p_r_p_564233524_resetCur=false&fbclid=IwAR1Y9N1D1EFFnigN_RIONz04yPbSsS5y4s32ormR9El5JAD54aOlilPvdao

LLovieron Poemas en mi Ciudad

LLovieron Poemas en mi Ciudad

Manuel Ramos Martínez

Keine Fotobeschreibung verfügbar.

Parecían veleros
que flotaban en el aire
y caían melodiosos
a la tierra

manos delicadas se abrían
para acoger los versos
que regalaba el firmamento

y desde las ventanas
abiertas de luz
se escuchaba a los poetas
encender el alma

los soldados abandonaron
por un instante a sus fusiles
y resignados miraron
la dulzura azul

y mientras la infancia jugaba en el río
cubierto de poéticos veleros
la luna de luz clara
enamoró al firmamento

Ayer llovieron poemas en mi ciudad
Y un suicida traicionó a la muerte

Pintura y poesía de Manuel Ramos Martínez

El Cancionero de Patricio

Testimonio

«Para mi fue un deleite tremendo de poder escuchar el sonido de las notas y los acordes que estaba aprendiendo a ejecutar con mis manos, con la guitarra que me había dejado mi compañero de celda Alvaro Vidal. Cumplir el sueño de poder acompañar con armonías mi canto. Había tiempo y así, nació poco a poco el efecto liberador que tuvo la música dentro de esas cuatro paredes en cautiverio»
Este cancionero nació allí en la celda 147 de la cárcel de Valparaíso, con textos heredados de Alvaro Vidal y posterior a su libertad, de Sergio Vesely y de cancioneros que circulaban. Usé un cuaderno que tenía desde la época de mi formación profesional en la Escuela Politécnica de la Armada en esa fecha llamada Escuela de Ingeniería Naval.
Por coincidencias del destino, la primera página incluye el tema «Permanecemos» musicalizado por Alvaro y la última página lleva «Sueños de mi encierro» compuesta y musicalizada por el que escribe.
Grabada el año 2015 para el proyecto «Cantos Cautivos»

https://www.cantoscautivos.org/es/testimony.php?query=10662

https://www.cantoscautivos.org/es/press.php

Portada
Contraportada

Arte Solidaridad y Exilio

Este es un tema desconocido y poco investigado en Chile, la diáspora del exilio, el pueblo desparramado por el planeta, la extracción de las raíces y la aldea, las costumbres, los valores, la cultura, el idioma, los olores, la ezquina con los amigos, la familia, y como dijera un escritor «la muerte en vida». Los grupos musicales exiliados aportaron con su arte a mantener viva la identidad cultural y la relación con el país a través de las expresiones artísticas llevadas a cabo en las diferentes ciudades y países. Donde vivía un chileno había una  peña, un concierto o una fiesta de danzas folclóricas con empanadas, pastel de choclo y vino tinto . También hay que nombrar a la solidaridad expresada por organizaciones tales como organizaciones por la defensa de los DDHH, partidos políticos, sindicatos, eclesiásticas, estudiantiles y a las altas esferas de gobiernos que hicieron posible salvar tantas vidas. A ellos un agradecimiento por su aporte y lucha para el retorno de la democracia aún en construcción y que pertenece a la historia del exilio chileno.

Estas fotografías son posterior a un concierto de «Illapu» en 1982 en la «Vieja Aula» de la universidad de Heidelberg, Alemania. No existen registros de afiches y se desconoce la fecha exacta. Las fotos corresponden a un encuentro familiar en casa de la esposa del marinero constitucionalista Patricio Cordero, Monika de Cordero Cedraschi en la calle Bergheimerstrasse de esta ciudad.

Registro de fotos: Patricio Cordero Cedraschi

En la foto al centro Roberto Márquez. https://es.wikipedia.org/wiki/Roberto_M%C3%A1rquez a su derecha José Miguel Marquez, https://de-de.facebook.com/pages/category/Musician-Band/Jose-Miguel-Marquez-official-192325534149631/ a su izquierda sin posibilidad de identificar.

En la Foto a la derecha el miembro del Grupo Eric Maluenda Q.E.P.D. https://es.wikipedia.org/wiki/Eric_Maluenda

Exiliados: Camino a otro país. Los “sin patria” obligados a dejar Chile

SOCIEDAD 08 de mayo de 2019 Por Felipe Henríquez Ordenes

Fue durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1989), cuando salió del país el mayor número de exiliados políticos de la historia de Chile.

Foto: Antropo memoria – Adriana Goñi Godoy

Exilio no es una palabra, ni es un drama, ni menos una estadística.


El exilio es simplemente un vértigo, un mareo, un abismo, es un tajo en el alma y también en el cuerpo cuando, un día, una noche, te hacen saber que aquel paisaje tras la ventana, aquel trabajo, aquel amigo, aquella silla y aquel hueco en aquel colchón, aquel sabor, aquel olor y aquel aire que habías perdido, lo has perdido y lo has perdido para siempre, de raíz y sin vuelta.

Fue durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1989), cuando salió del país el mayor número de exiliados políticos de la historia de Chile.

En un contexto violatorio de los derechos de las personas, miles se asilaron o huyeron para preservar sus vidas y libertad. Otras fueron expulsadas. Un apreciable número conmutó las penas de presidio a las que fueron condenadas, por el extrañamiento, prohibiéndoseles regresar al país al término de la condena. Se sumaron también personas exoneradas de distintas actividades y otras que por temor, o no soportar el clima de represión imperante dejaron el país haciendo uso de sus pasaportes o cédulas de identidad.

Más tarde muchos de ellos aparecieron en listas de prohibición de ingreso al país. Otros se encontraron con que al renovar este documento en un Consulado, se les extendía con la limitación de que no era válido para ingresar a Chile: llevaba estampado una letra “L”.

Después de 3 años de estar recluidos como prisioneros políticos en 5 campos de concentración de la dictadura, papá y Tato comienzan su viaje al exilio en 1976.

Carlos Orlando Ayress Soto (padre)
Carlos Orlando Ayress Moreno (hijo, detenido menor de edad)



Algunos de los asilados permanecieron meses en las embajadas que los acogieron, en espera de su salvoconducto. También se asilaron o partieron al exilio muchos de sus familiares, acogiéndose al Plan de Reunificación Familiar del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, ACNUR.

El 1 de septiembre de 1988, la dictadura determinó poner fin al exilio mediante Decreto N°203 del Ministerio del Interior que expresa: “…Déjense sin efecto todos los decretos y decretos supremos exentos que, dictados en virtud de las atribuciones conferidas por el Artículo 41 N° 4 de la Constitución Política de la República disponen la prohibición de ingreso al territorio nacional de las personas que en ellos se mencionan…”.

Se cerró así un período de quince años de la vida de Chile, pero no de la de muchos que debieron enfrentar el desafío de retornar a un país del que nunca debieron salir, o afincarse definitivamente en lugares que los acogieron con solidaridad.

En el transcurso de ese tiempo muchos forjaron nuevos espacios para su desarrollo: aprendieron distintos idiomas, conocieron, asimilaron y aportaron a otras culturas, adquirieron o revalidaron títulos, trabajaron en lo propio o aprendieron nuevos oficios o disciplinas.

Sin embargo, otros sucumbieron ante el dolor de verse expulsados de lo que les pertenecía: depresión, angustias, enfermedades y suicidios recorrieron esos años el mundo del exilio.

A partir de entonces en Chile, la reflexión sobre el exilio ha estado centrada sobre todo en la experiencia del retorno, en el sentimiento de desarraigo profundo de la identidad individual y colectiva que ha hecho del exilio una experiencia traumática. De ello hablan por sí mismos los numerosos testimonios que nos ha heredado la historia.

Muchos… nunca más volvieron, y siguen siendo: “Los sin patria“. Esta reflexión busca, de una u otra forma, conjurar “el otro nombre de la muerte”, como Shakespeare denominaba al exilio.

Si somos capaces de sentirlo, siquiera un instante, tal vez pueda evitarse volver a caer en él nunca más.

“Vuelvo a casa, vuelvo compañera.
Vuelvo mar, montaña, vuelvo puerto.
Vuelvo sur, saludo mi desierto.
Vuelvo a renacer, amado pueblo.

Vuelvo, amor vuelvo. A saciar mi sed de ti…
Vuelvo, vida vuelvo, a vivir en mi país.”

Illapu.


Felipe Henríquez Ordenes

https://eluniversal.cl/contenido/1662/exiliados-camino-a-otro-pais-los-sin-patria-obligados-a-dejar-chile#.XiHYE3-U89c.facebook

Santiago del Nuevo Extremo

Santiago del Nuevo Extremo

En el marco de conciertos de solidaridad con el pueblo de Chile bajo el régimen dictatorial de Pinochet. Se realizan diferentes conciertos en la ciudad de Heidelberg, Alemania, invitando a diferentes grupos musicales propagando así las artes, la cultura y la solidaridad con el continente latinoamericano azotado por dictaduras militares.

En este contexto actúa en la “Vieja Aula” de la Universidad de Heidelberg el conjunto musical propagador de la nueva canción chilena, “Santiago del Nuevo Extremo” invitado por los círculos de estudiantes de la universidad el 21 de Mayo de 1985.

El afiche fue confeccionado usando el motivo gráfico de la carátula del vinyl por el marinero constitucionalista chileno que habita en esta ciudad y partícipe en la organización de este concierto, Patricio Cordero Cedraschi.

Santiago del Nuevo Extremo.

Del Disco “Hasta Encontrarnos”

La Guitarra de Álvaro

Patricio Cordero, marinero constitucionalista, en sus tres años de presidio comparte por un tiempo la celda 147 de la Cárcel de Valparaíso con el músico de la región Alvaro Vidal Pérez, preso también por causas políticas para el golpe de Estado quien fue detenido el 11 de septiembre de 1973 a las 14 horas y conducido a la tercera comisaría puerto de carabineros en las cercanías de la Iglesia Matriz donde a punta de culatazos le zafaron dos vertebras provocandole secuelas físicas hasta el día de hoy.

En esta vida comunitaria, Álvaro quien posee una guitarra acústica transmite parte de sus conocimientos musicales a Patricio enseñándole tres acordes y algo de rítmica antes de su partida al exilio a la R.F.A. en mayo de 1975 el cual se acogió al „beneficio“ del decreto ley 504 de conmutación de la pena. Al abondonar la cárcel, le deja la guitarra a Patricio de regalo el cual intensifica sus conocimientos en cautiverio.

Por cosas del destino, Patricio al partir al exilio el año 1977 lo hace también a la R.F.A reencontrándose con su maestro musical y continúan ruta en dúo manteniendo las raíces y vínculos culturales por un lado y por el otro, estimulando musicalmente la solidaridad en contra la dictadura.

En la Foto un concierto de solidaridad el 28 de mayo 1978 en la sala de congresos de la ciudad de Heidelberg organizada por los circulos de estudiantes universitarios y el comité por latinoamérica de la ciudad.

Este Link los conduce a un festival donde Alvaro y Patricio participan musicalmente en la ciudad de Bochum en junio 1978

Álvaro quien también permaneció recluido en el campo de concentración de Melinka, musicalizó en presidio el texto compuesto por el prisionero político Rolando Muñoz Sánchez „Permanecemos“. Esta canción, ganó el primer premio en el Festival musical que se realizó en el campo de concentración en 1974 para entretener a los custodios.

Presentación en Valparaíso en el encuentro de los Ex prisioneros políticos de la cárcel de Valparaíso en 2013

«LOS JAIVAS», Concierto de Solidaridad con la Resistencia en Chile en contra de la dictadura

Concierto de solidaridad con la resistencia chilena en contra de la dictadura el 4 de mayo de 1982 en la “Sala de Congresos” (Stadthalle) de la ciudad de Heidelberg, Alemania, por la organización representativa de los estudiantes “ASK” y por la comunidad de estudiantes de la  iglesia evangélica alemana “ESG” de esta ciudad.

“Los Jaivas” residentes en París en aquella época presentaron la cantata “Alturas del Machu Pichu” basada en la obra de Pablo Neruda. El concierto se vió alterado por las fuertes lluvias y la inundación que provocó el desborde del río “Neckar” inundando la planta subterranea de la sala de conciertos, sin embargo se contó con la asistencia de 800 personas.

Registro de afiche y tarjeta de entrada de Mario Patricio Cordero Cedraschi.

Afiche: Hecho con fotografía otorgada por Los Jaivas y escritos con material rudimentario por Mario Cordero C.

Entrada hecha con cartulina verde y tinta negra.

Cara 1: Dibujo de Mario Cordero C.

Cara 2: Agradecimientos y dedicatorias de los músicos algunos ya fellecidos, a la madre de Mario Cordero en Chile.

Cara 1
Cara 2

FUENTES PARA LA HISTORIA DE LA REPÚBLICA VOLUMEN XLVIII TESTIMONIOS DE MILITARES ANTIGOLPISTAS

Presentación y entrevistas

Jorge Magasich Airola

Jorge Magasich Airola es doctor en historia por la Universidad Libre  de Bruselas y profesor en el Istitut des Hautes Etudes des Communications Sociales de Bruselas. Es autor de América Mágica, mitos y creencias en tiempos del descubrimiento del nuevo mundo (2001), Los que dijeron “No”. Historia del movimiento de los marinos antigolpistas de 1973 (2008); Allende, la UP y el golpe (2013); Datos históricos sobre la Democracia Cristiana (2018). Y de las actas de coloquios: Chili pays laboratoire (2008) y Fuerzas Armadas, legalismo y democracia en América Latina (2010).

La colección Fuentes para la historia de la República es un repertorio documental creado en la noción de que la concepción actual de la historia requiere de nuevos tipos de fuentes que cubran todos los aspectos del pasado, no solamente los documentos oficiales y gubernativos, los papeles de estadistas y próceres sino, también, los testimonios de la vida privada, las costumbres, el arte, el pensamiento, las mentalidades y tantos otros temas que conforman la vida entera. La Historia entera.

     A través de esta colección, la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos constribuye a acrecentar y difundir el patrimonio cultural de la nación, cumpliendo así con la obligación moral contraída con la cultura del país.

En 2004, 6070 exmilitares y carabineros solicitaron que se reconociera su despido por motivos políticos; 1319 lo obtuvieron, lo que representa un 7,52% y un 1,64% del total. Estas cifras muestran que hubo un número significativo de uniformados en desacuerdo con el golpe de Estado y con las atrocidades perpetradas por sus instituciones.

    Esta visión es presentada en las 55 entrevistas que incluye este volumen. Fueron efectuadas en el marco de una investigación sobre el movimiento de la marinería opuesto al golpe de Estado de 1973, publicada como Los que dijeron “No”. Historia del movimiento de los marinos antigolpistas de 1973 (2008). Restituye la historia de los militares antigolpistas, particularmente de marinos, así como la de militantes, abogados y oficiales relacionados con ellos, dos de estos últimos favorables al golpe.

    Estos testimonios, además de reconstituir el movimiento antigolpista, describen la vida en la Marina a principios de la década de 1970, abordando aspectos como la disciplina, castigos, promociones, la memoria de los conflictos sociales anteriores, la repartición de opiniones políticas e interesantes reflexiones sobre la democratización de la institución, entre otras.

https://www.centrobarrosarana.gob.cl/sitio/Contenido/Publicaciones/94060:Testimonios-de-militares-antigolpistas

Testimonios de militares opuestos al golpe de Estado de 1973, de sus contactos y de sus abogados

Introducción

Este volumen pone a disposición de los estudiosos 55 entrevistas efectuadas en el marco de una investigación sobre el movimiento de la marinería opuesto al golpe de Estado de 1973, y dos anexos relacionados con la temática, que alimentaron, entre otras fuentes, la tesis doctoral “ Ceux qui on dit ‘Non’ Histoire du mouvement des marins chiliens opposés au coup d’État de 1973” defendida en la Université Libre de Bruxelles, en 2007 (consultable en línea), y publicada en Chile como “ Los que dijeron ‘No’. Historia del movimiento de los marinos antigolpistas de 1973”, LOM, 2008.

Los años 1972 y 1973, en gran parte de los buques, escuelas y bases de la Armada de Chile, muchos marinos perciben signos inquietantes que indican un golpe de Estado en gestación. Resuelven organizarse, primero para transmitir estas informaciones a las autoridades de Gobierno, y luego, sabiendo que se verán obligados a participar en él, reflexionan sobre cómo enfrentarlo. Paradójicamente, la defensa de la legalidad republicana amenazada es considerada “subversiva” por los mandos navales. Lo que impone el secreto. Por este motivo la vida de estos grupos casi no deja trazas escritas, a parte de las informaciones que figuran en los procesos abiertos por la Fiscalía Naval, una fuente necesaria pero dudosa ya que contiene numerosas “confesiones” arrancadas bajo tortura. Es por eso que el trabajo de restitución de este proceso histórico requiere, sin duda más que otros, indagar en la memoria de sus protagonistas.

La recopilación de testimonios se inicia casi tres décadas después del golpe de Estado, en un momento particularmente interesante para la Historia. Bajo dictadura tal gestión resultaba impensable ya que podía exponerlos. Incluso a principios de la “Transición” iniciada en 1990, buena parte de los militares opositores al golpe opta aún por un prudente silencio sabiendo que el Ejército sigue bajo las órdenes del ex dictador. Pero su arresto en Londres en 1998-2000, durante 502 días, modifica profundamente la situación. La desacralización del símbolo de la dictadura contribuye a desvanecer silencios temerosos para abrir un interesante encuentro entre un país y su Historia. Prácticamente todos los chilenos reflexionan sobre su historia reciente, aunque sea un instante. A partir de entonces la mayoría de los militares antigolpistas osan, incluso desean, testimoniar ante una sociedad interesada en escucharlos.

El período 2000-2005 fue sin duda un momento privilegiado para reconstituir esta historia. La mayor parte de sus actores se siente liberadas (o casi) de los temores de antaño y dispuesta a liberar sus verdades largo tiempo silenciadas.

Entre 2000 y 2005, 55 entrevistados (salvo uno entrevistado en 1986) aceptaron dar a conocer sus valiosos recuerdos, conocimientos y vivencias: 27 marinos; 4 marinos de “filiación azul”, operarios de los astilleros navales; 3 oficiales de la Armada y un general de la Aviación; 3 abogados de los marinos y un fiscal naval encargado de la acusación de “sedición y motín”; 14 militantes relacionados con los militares antigolpistas y un embajador. Se publica además, como anexo, una conferencia inédita dada por el cabo Manuel Astica en 1982, uno de los dirigentes de la sublevación en la escuadra en septiembre 1931 y una entrevista a un marino portugués que participó en la revuelta de 1936 (en portugués).

Los 31 marinos entrevistados ostentaban en 1973 el grado militar de marinero o cabo y uno de ellos sargento, lo que significa que en este volumen toman la palabra sobre todo hombres de la tropa. Todos  fueron defensores del Gobierno de Salvador Allende y opositores al golpe de 1973. Sin embargo nos pareció pertinente incorporar la “otra” visión especialmente cuando se trata de personas directamente relacionadas con el caso. Agradecemos las entrevistas que nos acordaron el capitán de navío Hernán Julio y el fiscal capitán de corbeta (J) Víctor Villegas.

Después de la publicación de Los que dijeron ‘No’ en 2008, pudimos entrevistar al teniente de la Infantería de Marina Horacio Larraín, mencionado en el libro, quien fue excluido de la Armada a causa de sus posturas legalistas por orden expresa de la Junta de Gobierno, firmada por Augusto Pinochet. Y descubrimos otro grupo de marinos antigolpistas que se organiza después del golpe, impresionados por las atrocidades de las que fueron testigos. Su vida es narrada en la entrevista al marinero (FAZ) Aurelio González. Estos dos testimonios no han sido utilizados por ningún investigador hasta la fecha.

Estas entrevistas permiten descubrir la gestación del movimiento de los marinos antigolpistas. Pero contienen también ricas informaciones sobre la vida en la Armada a principios de los años 1970, más allá de las versiones oficiales. Abordan varios aspectos de la vida de los marinos, como la disciplina, los castigos, las promociones, las posibilidades de proseguir estudios, los regímenes alimenticios diferenciados, y los conflictos sociales latentes. Y aspectos más íntimos como las lecturas, la visión sobre la repartición de opiniones políticas en la Armada, la memoria de los conflictos sociales anteriores y, por último, interesantes reflexiones sobre la democratización de la Marina.

Las entrevistas duran entre una y cuatro horas; dos en promedio. Casi todas se efectuaron frente a frente, salvo la de Luis Ayala que se hizo en presencia de Teodosio Cifuentes y durante la segunda parte de la entrevista a Antonio Ruiz, estuvo presente el marino René Rojas. Se aprovechó la ocasión para entrevistar a ambos.

Es pertinente recordar que una entrevista refleja la visión que el entrevistado proyecta sobre el pasado, visión que ha atravesado procesos mentales selectivos en los que intervienen olvidos, confusiones, deformaciones, y otras huellas del paso del tiempo. Los entrevistados suelen tener la tendencia –comprensible– a ampliar su rol en los procesos estudiados; a veces confunden, de buena fe, sus recuerdos directos con situaciones que les fueron relatadas por otros; y manifiestan la tendencia, también de buena fe, a destacar los elementos que confortan su visión actual de las cosas. El trabajo de restitución de los hechos históricos implica someter las entrevistas a una rigurosa crítica histórica, comparándolas entre sí y con otras fuentes.

La estructura de la mayor parte de estas entrevistas corresponde a una pauta. Después de la identificación del entrevistado, se le pide un resumen de su historia en la Marina. Luego se aborda la vida en la Marina, su memoria de las revueltas anteriores, las expectativas que tenía del Gobierno de Allende, los signos de conspiración que pudo percibir, su adhesión al grupo antigolpista, el funcionamiento de éste, los planes de acción, los contactos con dirigentes políticos, el arresto, las torturas, el proceso, eventualmente el exilio, y finalmente un balance retrospectivo. Durante la entrevista consultamos a menudo una agenda de 1973 para ayudar a situar los acontecimientos en el tiempo.

Cada entrevistado es presentado en un párrafo inicial indicando su trayectoria y su posición en la Marina o en la política chilena en 1973. Lo mantuvimos como fue redactado en el momento de la transcripción de las entrevistas, entre 2005 y 2007. Hasta donde sabemos, cuatro de los marinos ya no están entre nosotros: Patricio Barriohlet, Teodosio Cifuentes, Henry Gómez y Antonio Ruiz. Igual que cuatro abogados que los defendieron: Emilio Contardo, Graciela Kischinevzky, Olga Morris y Marcos Portnoy. Y uno de los militantes: Mario Caballero. Particularmente en estos casos sus testimonios son parte de su legado a las nuevas generaciones.

Joge Magasich Airola, septiembre 2018

Fotografías de la portada, de izquierda a derecha:

Arriba: Ernesto Zúñiga, Guillermo Castillo, Jaime Balladares, Guillermo Castillo y Patricio Cordero.

Abajo: José Lagos, Jaime Salazar, Jaime Espinoza, Alberto Salazar y José Orlando Díaz. 

La foto rasgada grande es de un marino desconocido que participa en la revista de 1969. 

Estas fotografías fueron tomadas del sitio web www.marineros-constitucionalistas-chile.com

Alberto Salazar y Ernesto Zúñiga, de acuerdo con el Informe Rettig, murieron en 1978 y 1982, víctimas de la violencia política.